fbpx

Your address will show here +12 34 56 78
recetas
BOSQUE MUERTO, o si lo prefieres, BROWNIE DE CHOCOLATE CON COULIS DE ARÁNDANOS

Para finalizar este menú Halloween nos decantamos por un dulce de chocolate muy de esta fecha tan especial y conocido por todo@s: un brownie.

Pero dándole una vuelta en el emplatado simulando la sensación de una tierra más bien muerta que viva…

¡Vamos a ello!

Recuerda que tienes el ENTRANTE DEL MENÚ AQUÍ. 

Recuerda que tienes el PLATO PRINCIPAL AQUÍ. 







INGREDIENTES 

Raciones: 4

Tiempo total: 45’

200 g de chocolate negro (72% cacao)

100 g de mantequilla

4 huevos camperos

100 g de azúcar de caña (puede ser azúcar blanco)

80 g de harina de trigo

1 cdta. de levadura química

1 pizca de sal

PASO A PASO

1/ Precalienta el horno a 180°C y forra un molde de unos 25×15 cm con papel vegetal.

2/ Pon el chocolate troceado y la mantequilla en un bol. Lleva al microondas durante 2-3 minutos a intervalos de 30 segundos. Mezcla bien.

3/ En un bol bate los huevos con el azúcar con unas varillas eléctricas o manuales. Incorpora la harina, la levadura y la sal. Mezcla muy bien.

4/ Incorpora el chocolate derretido con la mantequilla y mezcla hasta que esté todo incorporado.  

5/ Vierte la mezcla en el molde y hornea a 180°C durante 25 minutos. Deja enfriar durante al menos 30 minutos. Desmolda el brownie y reserva.



COULIS DE FRUTOS ROJOS

INGREDIENTES

60 g de frambuesas frescas o congeladas

40 g de arándanos frescos o congelados

6 cdas. de agua

*Si te gusta con un toque dulce, puedes añadir 1 cda. de azúcar. 


PASO A PASO

1/ Cocina los frutos rojos junto con el agua en un cazo a fuego medio durante 8-10 minutos, hasta que los frutos estén deshechos.

También puedes hacerlo en el microondas durante 1,5 minutos.

2/ Después tritura con una batidora y pasa por un colador para retirar las semillas de las frambuesas. Deja enfriar y reserva.

 



En un plato color verde, siguiendo la línea cromática de nuestra mesa, coloca tres grandes cucharadas de coulis separadas entre sí. 

Coge el brownie y desmígalo, pero no demasiado, sino más bien haciendo trocitos pequeños irregulares. Colócalos en el plato de manera que rellenen el centro de este. 

Para terminar, espolvorea el pistacho molido simulando el musgo que sale en el suelo y coloca con delicadeza los pétalos de las flores comestibles. 

Para darle el toque final y crujiente, añade nibs de cacao bañados en chocolate o trocitos de chocolate. ¡Y a comeeeeeer!

Si te ha gustado este MENÚ ESPECIAL HALLOWEEN, no dudes en dejarlo en comentarios y, por supuesto, compartir con nosotras tus recetas y tu mesa. ¡Nos encantará ver cómo has elaborado tu menú!

Nos vemos pronto Adriana B. 

Brownie de chocolate especial Halloween

Mesa temática especial halloween

0

recetas
MAGRET DE PATO A LAS 5 ESPECIAS CHINAS CON PARMENTIER DE BONIATO Y SETAS
¿Has cocinado alguna vez magret de pato? ¿Conoces las 5 especias chinas? Si la respuesta es no, tienes que probar esta receta 🙂

Este conjunto de especias es muy aromático ya que entre ellas se encuentran el anís estrellado, la canela y el clavo. Aromas propios de estas fechas ¿verdad? y que van genial con el ingrediente principal de la receta: magret de pato, además de combinar espectacularmente bien con el dulzor del boniato.

Recuerda que tienes la receta del ENTRANTE MENÚ HALLOWEEN AQUÍ 

Puedes sustituir el magret de pato por solomillo de ternera o cerdo e incluso pechuga de pollo. 


Si no eres amante de la carne, un salteado de verduras con estas especias y un huevo poché irán de diez con el parmentier de boniato. 


Recetas halloween 2020



INGREDIENTES MAGRET DE PATO 

Raciones: 2 

Tiempo total: 20’

1 magret de pato (400-500g)

2 cda. de 5 especias

Sal al gusto

PASO A PASO 

⁠1/ Coge el magret por la parte de la piel. Verás que la capa es gordita, no quites nada. 

Con un cuchillo bien afilado vamos a hacer cortes desde la punta del magret hasta el final de la pechuga de manera superficial. No debemos llegar a cortar la carne.  

Debes intentar que la separación entre corte y corte sea la misma.

Una vez hechos en una dirección, haz lo mismo en la dirección contraria de manera que nos quedan como rombitos en la piel.

(Tranquil@ tienes la videoreceta en nuestros perfiles de Instagram)

2/ Añade las especias y la sal por ambos lados del magret.

3/ En una sartén, sin añadir NADA de aceite, pon el magret por la parte de la piel (donde hemos hecho los cortes) y cocina hasta que quede bien tostadita. Rápidamente el pato empezará a soltar su propia grasa. 

4/ Retira el exceso de grasa de la sartén y dale la vuelta al magret y cocina unos 5-7 minutos.

Ten en cuenta que el pato no se consume excesivamente cocinado por lo que el interior te debe de quedar de un color rosita. 



INGREDIENTES PARMENTIER DE BONIATO

1 boniato grande

Sal y pimienta molida al gusto

2 cdas. de mantequilla
4 cdas. de leche



PASO A PASO

1/ Parte el boniato por la mitad, colócalo en una bandeja y unta su superficie con un poco de aceite de oliva.

Hornea a 200º durante 30 min o hasta que esté bien blando al pincharlo con un tenedor. 

2/ Pela el boniato y ponlo en un bol. Añade la mantequilla y las cucharadas de leche y salpimienta al gusto.

 

INGREDIENTES SETAS SALTEADAS

50 g de setas Shimeji

50 g de setas enoki
Estas setas las puedes encontrar en supermercados asiáticos. Puedes sustituirlas por otras de temporada. 

Sal y pimienta molida al gusto

Aceite de oliva virgen extra

PASO A PASO

1/ Pon una sartén a fuego fuerte con muy poco aceite. Añade las setas, dóralas un par de minutos y salpimienta al gusto. Reserva.

 



Al tratarse (el magret) del plato principal nos gustó la idea de presentarlo entero, con una puesta en escena propia de los banquetes antiguos con bandejas llenas de comida y presentaciones recargadas. 

De ahí la elección de una bandeja de latón (el mismo material de otros elementos decorativos) y con la idea de ser servido directamente en la mesa.

Coloca como base el parmentier de boniato y encima el magret de pato entero pero previamente cortado en finas lonchas. 

Pon las setas y los brotes por encima del magret, este es el momento más creativo ¡Déjate llevar! 

Para terminar el plato, con la ayuda de una cucharilla, ves añadiendo puntitos de la salsa hoisin sin miedo ¡Queda de muerte!

Magret de pato a las 5 especias chinas
Receta halloween de magret de pato

0

recetas
¡Esto es Halloween!  y este año viene con un menú muy mágico e irresistible de la mano de Shoot the cook  y TR3S COCINA para recrearlo en casa o inspirarte y divertirte creando tu propia versión.  

Los bosques vestidos de otoño nos han inspirado para presentaros una mesa que bien podría escenificar el comedor de la casita de Hansel y Gretel o de la bruja de Blancanieves ¿No te parece? 

Te invitamos a descubrir este menú temático Halloween y, por supuesto, a cocinarlo y pasar una noche de lo más especial.

¡Empezamos! 



PÓCIMA DE CHIRIVÍA CON SALMÓN MARINADO

 

Crema de chirivía y salmón


Una cremita calentita para los días de frío es una opción irresistible. Por eso, buscando ideas para crear este menú Halloween apostar por esta opción como entrante nos pareció genial. 

Esta crema de chirivía tiene ese toque amargo y dulce a la vez del vegetal, tan curioso y diferente.

Quizás no estés acostumbrad@ a tomar  esta hortaliza de esta manera, ya que la solemos utilizar para dar sabor a los caldos,  pero os recomendamos que la probéis y podáis añadir a vuestro recetario de cremas una de lo más original 🙂


Puedes sustituir la chirivía por patata o hacer una vichyssoise      clásica que combinará igual de bien con el salmón.  


El salmón se puede conservar hasta una semana en la nevera en un recipiente hermético y cubierto de aceite de oliva. 

Si no te gusta el salmón, puedes acompañar esta crema con trocitos de bacon bien hechos o taquitos de jamón. Combinan perfectamente con el sabor de la chirivía.  




INGREDIENTES

Raciones: 4 raciones

Tiempo total: 40’

1 puerro troceado

4 chirivías (350-400 g)

750 ml de caldo de verduras o agua

Sal y pimienta molida al gusto

Aceite de oliva virgen extra


PASO A PASO

1/ Saltea el puerro en una cazuela con 2 cda. de aceite durante 5 minutos. Incorpora las chirivías, añade una pizca de sal y cocina un par de minutos más a fuego medio. 

2/ Echa el caldo o agua, tapa y cuece las verduras a fuego medio durante 20 minutos o hasta que la chirivía esté blanda. 

3/ Tritura hasta obtener una crema fina, si te gusta más líquida añade un poco más de caldo o agua. Pruébala y ajusta el punto de sal. Reserva para el emplatado final. 


SALMÓN MARINADO CON REMOLACHA

Menú halloween con salmón INGREDIENTES

1 cola de salmón (500 g)

1 remolacha pequeña cocida (80 g)

100 g de sal

100 g de azúcar moreno o blanco

Ralladura de ½ limón

 

IMPRESCINDIBLE congelar el salmón mínimo 48 h antes de curarlo (marinarlo) 


PASO A PASO

1/ Retira las espinas del salmón.

2/ Tritura la remolacha con una batidora. Si viene cocida con su jugo, añádelo.

3/ En un bol mezcla el puré de remolacha con la sal, el azúcar y la ralladura de limón

4/ En una bandeja o táper echa una fina capa de la mezcla de remolacha y coloca encima el salmón con la carne hacia arriba.

Cubre bien la pieza de salmón con el resto de la mezcla y tápalo con film. Déjalo en el frigorífico durante 24h.

Cuanto más tiempo esté el salmón, más se cura y, por tanto, quedará con una textura más “seca” y más  salado.

 5/ Lava el salmón con agua fría y sécalo bien. Córtalo en cubos para el emplatado.



CRUJIENTE DE PASTA FILO

INGREDIENTES

2 láminas de pasta filo

2 cdas. de mantequilla derretida

Pimienta de Sichuan recién molida u otra

Sal al gusto


PASO A PASO

1/ Coge la lámina de pasta filo y córtala en tiras largas de unos 4 cm de ancho.

2/ Derrite la mantequilla en la microondas y luego mezcla con la sal y la pimienta molida.

3/ Pincela la lámina de pasta filo por un lado con la mezcla de mantequilla.

4/ Coloca sobre una bandeja forrada con papel y hornea a 200ºC durante 5 minutos o hasta que estén doradas.

 



La idea de emplatado para esta deliciosa y saludable crema es convertirla en un brebaje, pócima, ungüento… Por eso, utilizaremos la cazuelita de barro donde apoyaremos el vaso de cristal, dándole un toque más rústico y mágico simulando que se calienta esta pócima. 

Es importante buscar emplatados que sean prácticos ante todo, por ello cuando escojas un vaso o recipiente donde colocar la crema, observa que el cuello del vaso sea lo suficientemente ancho para que se pueda comer con cuchara. 

Sencillamente añade la crema al vaso escogido con cuidado de no mancharlo. Rellena hasta un poco menos de la mitad del recipiente si te decantas por vasos de tamaño normal. Si quieres emplatar en vasos más pequeños ten en cuenta esta proporción. 

Coloca el salmón a daditos en el centro del vaso (como ves en la imagen) y el crujiente a modo de tapadera. 
Cuando lleves a la mesa tu pócima, índica al comensal que rompa el crujiente de manera que caiga dentro del vaso para tomarlo con la crema y el salmón.


MENÚ HALLOWEEN 2019. PINCHA AQUÍ 


Mesa temática Menú halloween
Menú halloween 2020

0

recetas
¡Demasiado sencilla para estar taaaan rica!

Cuando era pequeña no soportaba ver trocitos de tomate en las salas de tomate o en la boloñesa. Era algo que me desagradaba mucho y ahora… ¿Quién lo diría? no me imagino una salsa casera de tomate sin ellos.

De hecho, a día de hoy me cuesta consumir salsas de tomate del supermercado. Siempre busco la alternativa haciéndola yo y sin complicarme demasiado la vida.

El resultado es increíble y por eso, para retomar el blog de TR3S COCINA y empezar este mes con energía y ganas de cocinar rico, comparto contigo LA salsa de tomate puramente irresistible que en esta ocasión bañarán unas deliciosas albóndigas.

¡Vamos a ello!


Albóndigas con tomate

Ingredientes (para un buen bote)

250g de Tomate natural de pera en lata o bote. En mi caso, los compro enlatados. Pero puedes usar directamente tomates naturales.

Hierbas: laurel, orégano, albahaca seca. Puedes añadir tomillo o romero.

Sal y pimienta negra

AOVE

1 Cebolla

3 dientes de ajo

5 cdas. De Panela

1 vaso de agua





1º. En una cazuela pon 2-3 cdas. de aceite y deja que se caliente.

Cuando lo tengas, añade la cebolla picada y el ajo y a fuego no muy alto deja que se cocinen durante 5’.

2º. Añade el tomate troceado, la hoja de laurel y las hierbas que hayas elegido. El azúcar (o panela) y la sal. Mezcla todo bien y aquí viene lo bueno ¡el chup chup!

Cocina la salsa durante 1 hora a fuego lento. Si ves que se reduce demasiado, añade un vaso de agua.

3º. Pasado este tiempo, prueba y rectifica de sal, de pimienta o de lo que consideres que le hace falta.

4º. Este paso es opcional. Si te apetece una salsa más rústica, la puedes guardar tal cual.

Si la quieres más fina, tritúrala y pásala por un colador fino para quitar cualquier resto de piel del tomate.




En esta ocasión, y como verás en el emplatado, tenía mucho antojo de unos espaguetis con albóndigas. Pero tú puedes utilizar esta salsa para una lasaña, acompañar las albóndigas con un arroz blanco o puré de patatas, para unos ñoquis… en fin ¡tienes muchas opciones!

(Si quieres la receta de estas deliciosas albóndigas, déjamelo en los comentarios y estaré encantada de compartirla contigo.)

Decantándome por dejar la salsa un tanto rústica, no tan fina, he escogido una olla de hierro ideal para darle este toque. ¡Solo me ha faltado la barra de pan para mojar!

Como ves, una receta de lo más sencilla que marcará la diferencia de cualquier plato que cocines con ella.

Si nunca has hecho tu salsa de tomate casera, de verdad te invito a que la pruebes 🙂

Tienes otras recetas de rechupete en el blog que seguro que te gustarán. Y si no conoces los menús temáticos te invito a que los descubras y te conviertas en el/la mejor anfitrión/na.

Nos vemos pronto

Adriana B.  


Albóndigas con salsa de tomate casera




Espaguetis con albóndigas


Salsa de tomate casera


0

Crítica gastronómica
Un restaurante en Alicante para disfrutar de sabores asiático-mexicanos


Encontrar gente ilusionada y con proyectos reales en restauración en ocasiones es complicado. Las jornadas son largas, el trabajo intenso durante el servicio, sin olvidar las horas previas de producción. ¿Y en verano? todo un desafío con este calor.

Pero Wasamole es de esos sitios donde se respira pasión nada más entrar y esto, en un primer momento, es gracias a la jefa de sala, Nuria.

Wasamole es un espacio poco recargado, con la personalidad de sus papeles pintados y el nombre del restaurante a modo de grafiti en una de las paredes.

Pequeñas pistas que describen el carácter de lo que a continuación vas a degustar. Una cocina fusión asiática-mexicana donde Andrés (cocinero y socio) ha incluido en su carta actual con un estilo Street Food algún producto de Alicante. Y para muestra, su NEM DE BLANQUET.



Un bocado delicioso relleno de este embutido tradicional de la terreta, crujiente por el papel de arroz frito y fresco por la hoja de shiso. Una armonía de sabores que te alejan del clásico rollito. 4€ la unidad.

Con ganas de probar prácticamente toda la carta, algo imposible de una sentada, seguí las recomendaciones de Nuria. De manera muy acertada nos aconsejó (y explicó detalladamente) un total de 4 platillos más el postre, para 2 personas. 

Con muchas ganas de hincarle el diente, empezamos con uno de sus clásicos: el sashimi de atún marinado picante, acompañado de pepino encurtido y pequeños trocitos de papaya. Quizás el plato menos sorprendente comparándolo con el resto aunque convencida de que mi valoración se ve ensombrecida por el registro que ya tengo de estos sabores. Igualmente debo de reconocer que el equilibrio del picante era perfecto para no esconder el sabor del atún rojo.

Seguimos con el nem de blanquet, que sí fue una sorpresa. De nuevo el registro en mi cerebro del clásico rollito hizo que dudara por unos segundos en pedir este entrante. Pero el poder de convicción de Nuria nos llevó a incluirlo en nuestra pequeña degustación y, gracias a eso, probar otra versión de la receta más tradicional. Sin duda, uno de mis preferidos.

SUS TACOS 


Uno de los platillos que quería probar sí o sí eran sus tacos. Había estado toda la cuarentena viéndolos por Instagram y me decía a mi misa “deben de estar riquísimos”. Y efectivamente.  Con sus tortillas caseras, elaboradas con dos tipos de maíz, escogimos el taco de carrillera. Muy sabrosos y bien rellenos con su toque de cebolla encurtida y el aromático cilantro. Unidad 7,20 €. 

(Si pienso en ellos…. directamente empiezo a salivar.) 


Costilla de cerdo del restaurante Wasamole


Finalizamos con el cuarto plato, otro clásico de Wasamole: sus costillas de cerdo a la cantonesa con base de arroz (9,80€) Cocinadas a baja temperatura durante 12 horas y ahumadas al sarmiento, estas costillas fueron el colofón final. Pero si soy francamente sincera, gran parte de mi atención se la llevó el arroz, cocinado perfectamente en arrocera y sazonado con mirin y vinagre de arroz. Untuoso y en su punto junto con las salsa cantonesa, la base perfecta de estas costillas. Un plato redondo. 

Aunque no soy nada golosa y nunca pienso en terminar con un postre, de nuevo Nuria nos motivó a pedir su Terreta de tiramisú: una fusión entre el clásico tiramisú y un guiño a la cocina alicantina con esa crema de horchata.

La guinda a una comida fresca, divertida y sorprendente. Con las cantidades  correctas para poder degustar y apreciar cada plato y no terminar hasta los topes, quedándote con ganas de volver a probar otras cosas. 

Como siempre digo, la experiencia de ir a comer fuera debe ser completa. El espacio, el servicio y el menú en equilibrio para que al final decidas volver o no a un sitio. Y este, desde luego, es 100% recomendable por todo ello.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

De jueves a domingo de 14:00 a 16:00 y 21:00 a 23:00h

Precio medio por persona (incluyendo bebida y postre) 25€

Servicio para recoger en el local.

C/ José Gutiérrez Petén 5, a un paso del Mercado Central de Alicante

MÁS RECOMENDACIONES

0

recetas

¿Has probado alguna vez el calabacín crudo?


Para este jueves te propongo una receta muy fresca y fácil. A partir de ahora llegan los días de calor y se hace complicado entrar en la cocina y encender el horno y los fuegos. 

Por eso trataré de ofrecer recetas fáciles, fresquitas pero resultonas para que sorprendas a tus invitados o a ti mism@. ¡La comida entra por los ojos! 

Platos diferentes para que no tengamos la sensación de estar comiendo todo el tiempo lo mismo. Y una de esas recetas RESULTONAS ideales para una cena ligera o como entrante/aperitivo saludable es  este carpaccio de calabacín con el queso italiano grana padano y una vinagreta de mostaza antigua estupenda.

¿Empezamos?

Carpaccio de calabacín



Ingredientes para 2pers.

1 calabacín mediano

Lascas de Grana Padano. Puedes sustituir por otros quesos como: queso de cabra, parmesano, fresco.

1 cdta. de mostaza antigua

2 cdta. de miel

6 cda. de aceite

1 cda. de vinagre balsámico

Sal y pimienta

Un puñadito de pasas. 







Este es uno de esos platos que te recomiendo hacer en el momento para consumirlo después. 

1º. Corta el calabacín por la mitad, lávalo y no le quites la piel. Con la ayuda de un pelador, ves haciendo tiras, como si estuvieras pelándolo, y ves reservándolas en un plato. 

2º. Para la vinagreta:

En un bote con tapa añade: el aceite, la miel, la mostaza y el vinagre. Agita enérgicamente  para emulsionar la vinagreta. De esta manera se hace muy rápido y si te sobra la puedes conservar en el mismo bote para otras ensaladas. 

Si no tienes un recipiente para hacerlo así, puedes emulsionarla con la ayuda de una varilla. Ves “batiendo” hasta que veas que todos los ingredientes han quedado ligados. Reserva para el emplatado. 







La receta tiene dos pasos muy sencillos por lo que creo que parte del éxito del plato es cómo lo presentemos.

En esta ocasión me apetece crear un emplatado delicado y elegante de manera que cuando lo veamos nos capte de inmediato.


He apostado por  un plato de un color neutro. No llega a ser hondo pero tampoco es llano. Visualicé inmediatamente la manera de presentar este calabacín cuando abrí el armario donde guardo la vajilla. 


Muchas veces las vajillas nos dan las pistas sobre cómo presentar la comida. Pero como siempre digo, no solo hay que buscar la estética porque sí, sino pensar si lo que vamos a hacer tiene sentido, es práctico a la hora de degustar. 


¡Sigamos! 

Pincela las tiras de calabacín con la vinagreta para asegurarse de que todas las piezas queden bien aliñadas. Una vez tengas este paso, enrolla cada tira y colócala en el plato que hayas elegido. No pasa nada si son de diferentes alturas. Buscamos también esto. 

Con cuidado y con la ayuda de una cuchara pequeña ves añadiendo vinagreta por encima de los rollitos de calabacín.

Coloca las pasas con mimo y, por último,las lascas de queso. 

¡Y ya lo tenemos! Tan sencillo y tan bonito ¿no te parece? 

¡Anímate y comparte conmigo tu experiencia, estaré encantada de ver tu emplatado!

Nos vemos pronto.

Adriana B.


Carpaccio de calabacín

Carpaccio de calabacín, una idea para los días de calor


0

Curiosidades
Transformarse en momentos de crisis es todo un reto 

 

En esta carrera por adaptar nuestros negocios lo más rápido posible a esta ya famosa nueva normalidad, no hago más que preguntarme sobre cómo quiero que sea y hacia dónde quiero ir teniendo en cuenta dos factores muy importantes: las nuevas necesidades o inquietudes de la gente y un futuro que se presenta más incierto que nunca.

Una reflexión, preguntas sin respuesta en voz alta, que me gustaría dejar escrita en este pequeño rincón digital, que es el blog de TR3S COCINA y compartirla con todo aquel que quiera leerla 🙂 


¿Qué es exactamente eso de la nueva normalidad?

Me pregunto si hay un cambio de mentalidad real después de haber vivido, y ojo, seguir viviendo esta situación tan extraordinaria y difícil. Desde luego en la restauración (que es el ámbito laboral que me compete) creo que sí. Y ya no solo de mentalidad sino en la manera de trabajar. Pero, ¿y en el consumidor?

Antes de esta pandemia ya se percibía una transformación quizás tímida en ciudades pequeñas, más notoria en las grandes, en la manera de consumir o de disfrutar de la gastronomía.

Los chefs a domicilio, eventos personalizados, experiencias más únicas y en pequeños grupos en espacios privados… aparecían como opción a las actividades más tradicionales. O el turismo gastronómico que estaba moviendo a tantísima gente que viajaba por el placer de comer, de descubrir a esos chefs de estrella o restaurantes sobresalientes.

Ahora, quien puede, se adapta al reparto a domicilio o recogida en sus espacios  ¿Se pondrá más de moda que nunca esta tendencia convirtiéndose en una parte esencial de la restauración? Incluyendo a los restaurantes de estrella ¿Preferimos comer en casa antes que salir? 


emplatado, servicio de chef a domicilio de tres cocina¿Dónde y cómo situamos ahora la experiencia gastronómica?

Volviendo a los restaurantes de estrella donde creo que podemos ver un ejemplo muy evidente de lo que entendemos por experiencia, ¿se habrían planteado alguna vez y antes de este paradigma social ofrecer su cocina a domicilio o para llevar?

Con un servicio en mesa impecable y atención exquisita acompañados de un concepto culinario muy estudiado y trabajado por los chefs y sus equipos, acudir a un restaurante de estrella es, desde mi punto de vista, toda una experiencia. Pero ¿y ahora qué? 

La comida nos une (como dice el eslogan de Canal Cocina) y, de una manera u otra, seguirá siendo así. Estoy convencida. De toda crisis salen conceptos novedosos, proyectos que satisfacen las nuevas necesidades del consumidor en un mundo tan cambiante y rápido, pero al final todo tiene su proceso.

¿Cómo se adapta un pequeño comercio sin recursos? ¿O un autónomo como yo? No es solo plantearse hacer vídeorecetas porque es lo necesario para darse visibilidad, esto es casi obvio y ahora más que nunca. Es algo más. La digitalización será clave pero adaptar una web o empezarla no es sencillo, ni gratis.

Como no lo es hacerte con un packaging y ajustar tus platos a un sistema de reparto para que lleguen a su destinatario sin perder la calidad a la que nos tenían acostumabrad@s en su local. ¡Todo un desafío! 

¿Y cómo le pides a esa parte de la población que ahora no tiene recursos a que te ayude a impulsar tu negocio? Quizás puedas pensar que ¡vaya reflexiones tan deprimentes o negativas! pero os aseguro que no. Tan solo son preguntas que me vienen a la cabeza y quería compartir. Con sentido o sin él. 

Por eso trato de buscar las respuestas necesarias para seguir generando una nueva oportunidad: para mi negocio y para mi vida en general.

Alguien me dijo en una ocasión que “empezar de cero puede ser un reto”. Y tanto que lo es. Pero si lo aceptamos como algo positivo, bonito e ilusionante, a pesar del miedo y la incertidumbre, puede ser maravilloso.

Tengo claro que en este momento de transformación tan brutal a nivel empresarial, no quiero correr. Y aunque quisiera, tampoco puedo. Pero si algo he aprendido en este periodo de “retiro” (y puede sonarle a alguno demasiado místico, utópico, difícil… o como quiera etiquetarlo) es a confiar. 

¡Nos vemos pronto!

Adriana B. 


0

recetas
Una vez las pruebas, te vuelves adict@

¿A quién no le gustan las gyozas? Bueno vale, quizás haya alguien por aquí que diga que no, pero creo que no conozco a nadie.

Estas empanadillas de origen chino son una delicia. Es como comer pipas ¿no os parece? Empiezas y nunca hay suficientes. La faena es que normalmente tienen un precio elevado en los restaurantes y vienen poquitas por eso os quiero enseñar cómo preparar la masa y el relleno clásico.

Tenéis la videoreceta en el Instagram de TR3S o en Facebook pero me parecía importante dejar también escrito los ingredientes y, sobretodo, daros unos tips y consejos imprescindibles para garantizar el éxito de este plato. 


¡Empezamos!

gyozas o empanadillas chinas caserasINGREDIENTES

Para la masa: 200g de harina de trigo de uso común, 10g de sal y entre 80-90 ml de agua, maicena para enharinar. 

Con esta cantidad os saldrán aproximadamente 28 piezas. 

Para el relleno: verás que en el vídeo pongo la mitad de las cantidades que te indico. No quería hacer las 28 piezas. 

300g de carne picada mixta: de ternera y de cerdo

20g de zanahoria

30g de cebolleta tierna o cebollino chino (si podéis conseguirlo)

1 diente de ajo

8g de jengibre

pimienta

Con la medida de una cuchara pequeña: 1 de azúcar y 1 de maicena

7,5ml de: aceite de sésamo y vinagre de arroz

10ml de salsa de soja

También podéis añadir: col picada y setas shiitake.

Para el cocinado: 3/4 de 1 vaso de agua con media cucharada de maicena, aceite vegetal. 



ANTES DE EMPEZAR: TIPS Y CONSEJOS PRÁCTICOS


masa de gyozas caserasLA MASA: CLAVE EN LA RECETA

1º. Es MUY IMPORTANTE que tengáis en cuenta que la masa se reseca fácilmente. Si estamos estirando una de las partes, la otra la reservamos bien envuelta en papel transparente o con un paño de cocina.

2º. Cada vez que cojas un trocito de masa y le des forma recuerda que debes enharinar la pieza por ambas partes con maicena para que no se nos pegue con las demás. De esta manera, podremos ir dejándolas una encima de la otra y guardarlas o congelarlas sin problema de que se peguen entre sí.

3º. Cuando digo entre 80-90ml de agua es porque quizás no necesitemos toda la cantidad. Esto lo iremos notando con las manos. Por eso agregamos el agua poco a poco.

Es importante “sentir” la masa y percibir si ya está lo suficientemente húmeda o si, por el contrario, nos ha quedado seca.

Aunque con las cantidades que os doy no deberíais tener problemas. 

En caso de una masa demasiado húmeda: añadiremos más harina y volveremos a amasar.

En caso de una masa seca: añadiremos más agua y amasaremos de nuevo.

En cualquier caso, notareis esto en el estirado. Una masa seca cuesta más de trabajar y de estirar.

Una masa demasiado húmeda nos queda con una textura como de chicle, será demasiado elástica y para esta receta no nos interesa. ¡Ahí está el quid de la cuestión! Encontrar el punto perfecto para cada receta.

EL RELLENO

Os he presentado el relleno clásico, pero podéis cambiar la carne por pollo, gambas e incluso mezclar la carne picada de cerdo con gambas.

Cualquier carne o las gambas deben estar crudas.

gyozas caseras, receta

PREPARACIÓN: LAS GYOZAS SON PARA HACERLAS Y CONSUMIRLAS EN EL MOMENTO

Cuando vayas a hacer la receta ten en cuenta que tendrás que prepararla para consumirla en el momento. Es decir, no podemos dejar las gyozas montadas y listas en la nevera y cocinarlas tiempo después. La masa se nos irá secando.

Tampoco te recomiendo dejarlas cocinadas y listas para recalentarlas y consumirlas después. La masa se nos quedaría seca y aunque luego le demos calor y se caliente rápidamente se quedarán duras.

CONSERVACIÓN

Si queréis tenerlas listas y consumirlas al día siguiente o a las horas lo que os recomiendo es que dejéis por un lado el relleno listo en la nevera, y por otro, la masa ya estirada y preparada para rellenar, bien envuelta en papel film también en frío.

De esta manera, solo os quedarán montarlas justo antes de cocinarlas y consumirlas.

Otra opción es que las montéis y las congeléis. Para ello, disponerlas en una bandeja sin que se toquen (o se pegarán) y que quepa en el congelador. Cuando ya estén congeladas las podéis meter en una bolsita o un tupper.

Podéis congelar también la masa en bolita y tenerla lista.

Cuando las vayáis a consumir, las sacáis y directamente pasáis a cocinarlas tal y como os explico en el vídeo. 

COCINADO Y CONSUMO

Sin duda, la mejor forma de consumir y disfrutar de estas empanadillas chinas es en el momento. Están tiernas y calentitas. Imaginad que preparáis una pizza al medio día y la cenáis. Aunque la recalentéis nunca será lo mismo que si la comiéramos recién salida del horno ¿verdad? Pues creo que con esta receta pasa lo mismo.

Espero que disfrutéis y compartáis vuestros resultados conmigo. Si os animáis podéis completar el menú con un ramen de pollo también sencillo, aunque es verdad que con el calor es complicado ya tomar cosas calientes.

Nos vemos en la próxima entrada.

Adriana B.

0

recetas

La propuesta de menú temático francés que comparto en esta ocasión es especial para mí. Por un lado, he escogido una receta muy muy sencilla (de verdad) rápida y fresca para los días de primavera y verano. Por otro, un clásico de la gastronomía francesa y uno de mis platos preferidos: el blanquette de veau. ¡No os olvidéis de la TARTA TATIN! Un cierre perfecto a este menú.

¿Qué sabes de la cocina francesa?

En mi caso no conocía nada hasta que llegué a Francia. No solo descubrí platos franceses, sino que encontré un sinfín de ingredientes que desconocía completamente. Aparecieron sabores nuevos que al principio no me gustaban pero que al final se incorporaron a mis menús semanales como, por ejemplo, la ensalada de remolacha que te dejo a continuación.

Las especias, la carne poco cocinada, el vino, los quesos, la col fermentada, el hinojo en ensalada, el pato (y no solo hablo del foie, no me entusiasma demasiado), las crudites… ¡en fin! Como ves muchos aromas, texturas y sabores nuevos. También entendí su manera de comer, su comportamiento en la mesa y, en definitiva, su gastronomía.

Por eso mismo, decantarme por un plato u otro ha sido difícil. Me he dado cuenta de que muchos clásicos franceses que son de mis favoritos se consumen en invierno: la tartiflette, la raclette, la boeuf bourguignon, entre otros. Yo no tengo problema, pero con el calor que está haciendo ¡no sé si es lo mejor! 🙂 Aunque al final te propongo un estofado de ternera que creo que no es tan conocido aquí y que me encanta.

¿Empezamos?

decoracion de una mesa para menú temático francés




ENSALADA DE REMOLACHA 
 

ensalada de remolacha, menú temático francésINGREDIENTES 2 PERS.

2 Remolachas cocida

Comino

Aceite y sal

Vinagre balsámico

Brotes de lechuga (opcional)


Esta ensalada me saca una sonrisa. La preparaba el tío de mi marido con frecuencia bien para comer o para cenar. Recién llegados a Francia, estuvimos viviendo en su casa durante 3-4 meses.

Cuando probé la remolacha cocida ¡no me gustó nada de nada! Era un sabor un tanto agridulce, terroso,  pero me la comía igualmente. Poco a poco empecé a encontrarle la gracia a esta ensalada y hoy en día la hago en casa. ¡Me encanta! Y te invito a que la pruebes. 

PASO A PASO:


Ya venden la remolacha entera cocida por lo que solo tienes que cortarla como más te guste y aliñarla con una vinagreta a base de: aceite, sal, comino en polvo (la cantidad dependerá de lo que te guste esta especia) y vinagre balsámico.

No hace falta que añadas brotes de lechuga si no quieres, la idea es tener un platillo fresco, rápido y muy sabroso a modo de aperitivo o como acompañante a otros platos más pesados. 



BLANQUETTE DE VEAU 

foto de la receta francesa blanquette de veau
INGREDIENTES 2 PERS.

1 l de agua (puede que necesites un poco más)
1/4 l de vino blanco
1 Cebolla
1 Zanahoria
1 Puerro
Sal
Pimienta
1 hojas de laurel
1 pizca de tomillo
2 dientes de ajo
500 g de ternera
Champiñones (opcional)
Para la salsa:
20 g de mantequilla
20 g de harina
50 g de nata
1 yemas de huevo
300 g de arroz


Esta receta de carne estofada es otro clásico de la gastronomía francesa y una de mis preferidas. Me encanta el sabor y la cremosidad de la salsa.

Una de las características de este plato es que no se busca hacer un caldo con color, al contrario. Creamos un caldo blanco a partir de cocer la ternera con las verduras, terminándolo con una roux para ligar la salsa. 

Es importante destacar que se utiliza carne de ternero pero en mi caso no va a ser así. Puedes utilizar carne de ternera sin problema que sea para estofar o guisar. 

PASO A PASO

Puede parecer algo lioso, pero lee bien los pasos. No es complicado. 

1º. En una olla añade: el agua, el vino, los dientes de ajo, las verduras (peladas y troceadas), el laurel y la sal. Antes de que rompa a hervir añade la ternera. 

Cocina aproximadamente 1 h-1h30’ a fuego suave. Puedes añadir también tomillo y clavo. 

2º. Una vez esté lista la carne (asegúrate de que esté bien tierna) separa los trozos de ternera y de verduras del caldo. 

3º. Por otro lado vamos a preparar la roux. En otra olla, añade la mantequilla, deja que se funda y agrega la harina. Remueve bien hasta que los dos ingredientes queden integrados, como la base de la bechamel. 

4º. Coge el caldo y añádelo poco a poco en la olla donde has preparado la roux. Mezcla con la ayuda de unas varillas hasta que veas que la salsa empieza a coger consistencia, a engordar. 

5º. En un bol aparte, bate la yema con la nata y agrega esta mezcla a la olla donde tienes la salsa. Mezcla todo bien y prueba. Rectifica de sal y pimienta si hace falta.

6º. Incorpora la carne y las verduras (que habías separado al principio) a la salsa ¡y ya lo tienes! 

Este plato se acompaña con arroz blanco hervido. También puedes hacer por separado unos champiñones salteados y agregarlos al blanquette cuando ya esté listo para servir.





Creo que tod@s tenemos en la cabeza la típica imagen de una brasserie parisina. Las mesas redondas y las sillas de rattan mirando hacia la calle. Unas pegadas con otras donde casi comes con el de al lado. Pero Francia, evidentemente, no es solo París.

El estilo rústico se mezcla con el imperial. La madera de los suelos, el mármol y otros materiales, como la pizarra en los tejados, marcan el diseño urbanístico. Cuando entras a una casa de una familia francesa, puedes respirar casi el mismo ambiente en todas. Son cálidas, acogedoras y muchas guardan alguna pieza de una estructura antigua que se ha respetado y conservado haciéndolas muy especiales.

También están las más modernas. Pero en general, he querido transmitir esa sensación de calidez y elegancia. Mezclando el rojo y el azul. E imaginándome que estaba degustando este menú en una terraza, después de haber paseado por la que fue mi ciudad, Senlis, en una mañana de primavera. Y así fue.

Recuerdo perfectamente esa comida con mi amiga Alexandra.  Después de todo, creamos escenas que nos recuerdan, que nos trasladan a momentos especiales. 

Y tú, ¿cómo te imaginas comiendo este menú en Francia? ¿Te atreves a jugar? ¿A descubrir sabores y crear tu propia historia?

Espero que te haya gustado este menú temático. ¡No te olvides de pasarte por la RECETA DE TARTA TATIN!

Nos vemos pronto con más cocina, más emplatados y más mesas donde celebrar.

Adriana B.


RECETA DE BLANQUETTE DE VEAU PARA MENÚ TEMÁTICO FRANCÉS

TARTA TATIN DEL MENÚ TEMÁTICO FRANCÉS


MENÚ TEMÁTICO FRANCÉS

0

Curiosidades


La historia de TR3S COCINA se remonta a mi vida en Francia, hará ya 7 años. ¡No me lo puedo creer! 

Me fui con 23 años (y con el que ahora es mi marido) a empezar una nueva vida en el país vecino sin saber qué pasaría, sin saber el idioma. En un coche que se rompió por el camino y una pata de jamón que tuvimos que llevar a cuestas hasta llegar a nuestro destino: Senlis, una pequeña ciudad al norte de París. Era un regalo para los tíos de mi pareja y evidentemente tenía que llegar a sus destinatarios sí o sí.

Con sus luces y sus sombras, pero siendo una experiencia vital estupenda, Francia nos ofreció cuatro años maravillosos. Y allí, en esa ciudad de cuento, nació lo que hace un año presenté de manera oficial como TR3S COCINA.

Mi inquietud por la cocina vista de una manera profesional cogió, sin duda, fuerza en aquel primer diminuto piso.

Empecé a cocinar no solo para alimentarme sino para darnos el gusto de disfrutar de la comida. 

Me empapaba de recetas día y noche, LITERAL, compaginando mis clases de francés y posteriormente mi primer empleo como fregaplatos en una franquicia de carne. Un trabajo que lejos de recordarlo como algo negativo me acercó al mundo profesional. Poco a poco empecé a elaborar las entradas y los postres ¡sin dejar de fregar, claro! Yo era feliz. Me había costado mucho encontrar un empleo. 

Probaba en mi cocina de “Pinypon” e invitábamos a toda la familia. Aunque comiéramos apretados y lasaña hecha sin horno para 10-12 personas (lo pienso ahora y digo que ¡qué valor! jajaja) ¡Pero oye, lo hacíamos! Y lo mejor de todo era ver a la gente disfrutar.

Me volcaba en cada detalle, pensaba los menús e imaginaba qué podía ofrecer para garantizar que mi familia y amigos estuvieran absolutamente cómodos. ¡Hasta me animé a preparar un menú semanal para los compañeros de trabajo de mi pareja! 

Empacaba los tupper de comida en una caja de madera y él los llevaba y los repartía. Poco a poco iba picandome más y más el gusanillo y mi ilusión era formarme en una escuela de cocina.

Los pimientos llegaron en la Rue de Beauvais 48, la segunda casa. Y con ellos, el primer boceto de blog llamado El saber hacer mediterráneo. Antes de este nombre se barajó otro: Le caprice d’ Adriana… La idea era proponer recetas mediterráneas, españolas, a los franceses que adoran nuestra gastronomía.

Y por eso los pimientos, (aunque la primera idea fue un tomate) un alimento que me transportaba a casa. Me lancé con los primeros videos que nunca vieron la luz, como el blog. Y de nuevo nuestra vida cambió. 

 



Llegó Barcelona.

De la noche a la mañana decidimos que nuestra aventura debía continuar en otro lugar. Volvíamos a España, para nuestra propia sorpresa, tras cuatro años en el país galo. Con todo, nos mudamos.

Adriana en la escuela de cocina Barcelona daba paso a otra etapa maravillosa donde pude llevar a cabo mi gran ilusión: estudiar cocina en l’ESCOLA SUPERIOR  D’HOSTELERIA DE BARCELONA.

Lo recuerdo con tanto cariño…que me emociona. Me lo pasé genial, me encantaban las clases prácticas y disfrutaba mucho más degustando todo lo cocinado tras cada sesión. ¡Nos poníamos las botas! 

Además me permitió realizar las prácticas en el restaurante La Finca de Susi Díaz. Una de mis chefs de referencia por su calidad en los emplatados, esa elegancia y creatividad sin olvidarse de esos sabores tan delicados y perfectos. 

Si me hubieran dicho años atrás, en aquella cocina diminuta donde me volvía loca con sus rectas, que realizaría las prácticas en su restaurante… no me lo creería 🙂

Pero Barcelona duró 365 días aproximadamente 🙂 La vida (queriéndolo o no) nos trajo de vuelta a nuestra ciudad natal, Alicante, después de 5 años fuera.

Pese al trabajo que cuesta empezar de cero otra vez, desde el minuto uno dije que era el momento de lanzarme.

Durante meses le dimos entre mi marido, mi hermano, y yo la forma definitiva a nuestro pequeño proyecto: TR3S COCINA,

Miguel plasmando todas mis ideas con sus diseños, mi pareja con su apoyo incondicional y yo, al pié del cañón cada día para ofrecer lo mejor de mi. 

Mi otro hermano, Carlos, le dio sin saberlo el nombre al proyecto al crear un grupo llamado TR3S, así tal cual. Con tres pimientos y mi “lema” de ¡cocina, emplata y a la mesa! me pareció la mejor elección. 


Curiosa coincidencia, lo creáis o no, porque cuando propuse los dos menús no caí en la cuenta de que todo empezó en Francia y que este jueves 7 de mayo es nuestro cumpleaños.

Con este menú temático (tendréis el menú completo en el post de mañana) que elegisteis cierro un ciclo. Con un futuro lleno de incertidumbre, TR3S estará siempre enfocado a divertiros y a hacer disfrutar a todo aquel que se deje llevar por mí, por la esencia de estos tres pimientos. Con su verde esperanza, lleno de frescura y naturalidad y su rojo pasión, fuerza y vitalidad.

Gracias por acompañarme en este pequeño relato. Es importante recordar cómo nacen los proyectos, volver a sentir la ilusión del principio y compartirlo. Detrás de una idea, siempre hay una historia que contar. 

¡Nos vemos pronto!

Adriana B. 

comienzos de TRES COCINA

0