fbpx

Your address will show here +12 34 56 78
recetas

¿Has probado alguna vez el calabacín crudo?


Para este jueves te propongo una receta muy fresca y fácil. A partir de ahora llegan los días de calor y se hace complicado entrar en la cocina y encender el horno y los fuegos. 

Por eso trataré de ofrecer recetas fáciles, fresquitas pero resultonas para que sorprendas a tus invitados o a ti mism@. ¡La comida entra por los ojos! 

Platos diferentes para que no tengamos la sensación de estar comiendo todo el tiempo lo mismo. Y una de esas recetas RESULTONAS ideales para una cena ligera o como entrante/aperitivo saludable es  este carpaccio de calabacín con el queso italiano grana padano y una vinagreta de mostaza antigua estupenda.

¿Empezamos?

Carpaccio de calabacín



Ingredientes para 2pers.

1 calabacín mediano

Lascas de Grana Padano. Puedes sustituir por otros quesos como: queso de cabra, parmesano, fresco.

1 cdta. de mostaza antigua

2 cdta. de miel

6 cda. de aceite

1 cda. de vinagre balsámico

Sal y pimienta

Un puñadito de pasas. 







Este es uno de esos platos que te recomiendo hacer en el momento para consumirlo después. 

1º. Corta el calabacín por la mitad, lávalo y no le quites la piel. Con la ayuda de un pelador, ves haciendo tiras, como si estuvieras pelándolo, y ves reservándolas en un plato. 

2º. Para la vinagreta:

En un bote con tapa añade: el aceite, la miel, la mostaza y el vinagre. Agita enérgicamente  para emulsionar la vinagreta. De esta manera se hace muy rápido y si te sobra la puedes conservar en el mismo bote para otras ensaladas. 

Si no tienes un recipiente para hacerlo así, puedes emulsionarla con la ayuda de una varilla. Ves “batiendo” hasta que veas que todos los ingredientes han quedado ligados. Reserva para el emplatado. 







La receta tiene dos pasos muy sencillos por lo que creo que parte del éxito del plato es cómo lo presentemos.

En esta ocasión me apetece crear un emplatado delicado y elegante de manera que cuando lo veamos nos capte de inmediato.


He apostado por  un plato de un color neutro. No llega a ser hondo pero tampoco es llano. Visualicé inmediatamente la manera de presentar este calabacín cuando abrí el armario donde guardo la vajilla. 


Muchas veces las vajillas nos dan las pistas sobre cómo presentar la comida. Pero como siempre digo, no solo hay que buscar la estética porque sí, sino pensar si lo que vamos a hacer tiene sentido, es práctico a la hora de degustar. 


¡Sigamos! 

Pincela las tiras de calabacín con la vinagreta para asegurarse de que todas las piezas queden bien aliñadas. Una vez tengas este paso, enrolla cada tira y colócala en el plato que hayas elegido. No pasa nada si son de diferentes alturas. Buscamos también esto. 

Con cuidado y con la ayuda de una cuchara pequeña ves añadiendo vinagreta por encima de los rollitos de calabacín.

Coloca las pasas con mimo y, por último,las lascas de queso. 

¡Y ya lo tenemos! Tan sencillo y tan bonito ¿no te parece? 

¡Anímate y comparte conmigo tu experiencia, estaré encantada de ver tu emplatado!

Nos vemos pronto.

Adriana B.


Carpaccio de calabacín

Carpaccio de calabacín, una idea para los días de calor


0

recetas
Una vez las pruebas, te vuelves adict@

¿A quién no le gustan las gyozas? Bueno vale, quizás haya alguien por aquí que diga que no, pero creo que no conozco a nadie.

Estas empanadillas de origen chino son una delicia. Es como comer pipas ¿no os parece? Empiezas y nunca hay suficientes. La faena es que normalmente tienen un precio elevado en los restaurantes y vienen poquitas por eso os quiero enseñar cómo preparar la masa y el relleno clásico.

Tenéis la videoreceta en el Instagram de TR3S o en Facebook pero me parecía importante dejar también escrito los ingredientes y, sobretodo, daros unos tips y consejos imprescindibles para garantizar el éxito de este plato. 


¡Empezamos!

gyozas o empanadillas chinas caserasINGREDIENTES

Para la masa: 200g de harina de trigo de uso común, 10g de sal y entre 80-90 ml de agua, maicena para enharinar. 

Con esta cantidad os saldrán aproximadamente 28 piezas. 

Para el relleno: verás que en el vídeo pongo la mitad de las cantidades que te indico. No quería hacer las 28 piezas. 

300g de carne picada mixta: de ternera y de cerdo

20g de zanahoria

30g de cebolleta tierna o cebollino chino (si podéis conseguirlo)

1 diente de ajo

8g de jengibre

pimienta

Con la medida de una cuchara pequeña: 1 de azúcar y 1 de maicena

7,5ml de: aceite de sésamo y vinagre de arroz

10ml de salsa de soja

También podéis añadir: col picada y setas shiitake.

Para el cocinado: 3/4 de 1 vaso de agua con media cucharada de maicena, aceite vegetal. 



ANTES DE EMPEZAR: TIPS Y CONSEJOS PRÁCTICOS


masa de gyozas caserasLA MASA: CLAVE EN LA RECETA

1º. Es MUY IMPORTANTE que tengáis en cuenta que la masa se reseca fácilmente. Si estamos estirando una de las partes, la otra la reservamos bien envuelta en papel transparente o con un paño de cocina.

2º. Cada vez que cojas un trocito de masa y le des forma recuerda que debes enharinar la pieza por ambas partes con maicena para que no se nos pegue con las demás. De esta manera, podremos ir dejándolas una encima de la otra y guardarlas o congelarlas sin problema de que se peguen entre sí.

3º. Cuando digo entre 80-90ml de agua es porque quizás no necesitemos toda la cantidad. Esto lo iremos notando con las manos. Por eso agregamos el agua poco a poco.

Es importante “sentir” la masa y percibir si ya está lo suficientemente húmeda o si, por el contrario, nos ha quedado seca.

Aunque con las cantidades que os doy no deberíais tener problemas. 

En caso de una masa demasiado húmeda: añadiremos más harina y volveremos a amasar.

En caso de una masa seca: añadiremos más agua y amasaremos de nuevo.

En cualquier caso, notareis esto en el estirado. Una masa seca cuesta más de trabajar y de estirar.

Una masa demasiado húmeda nos queda con una textura como de chicle, será demasiado elástica y para esta receta no nos interesa. ¡Ahí está el quid de la cuestión! Encontrar el punto perfecto para cada receta.

EL RELLENO

Os he presentado el relleno clásico, pero podéis cambiar la carne por pollo, gambas e incluso mezclar la carne picada de cerdo con gambas.

Cualquier carne o las gambas deben estar crudas.

gyozas caseras, receta

PREPARACIÓN: LAS GYOZAS SON PARA HACERLAS Y CONSUMIRLAS EN EL MOMENTO

Cuando vayas a hacer la receta ten en cuenta que tendrás que prepararla para consumirla en el momento. Es decir, no podemos dejar las gyozas montadas y listas en la nevera y cocinarlas tiempo después. La masa se nos irá secando.

Tampoco te recomiendo dejarlas cocinadas y listas para recalentarlas y consumirlas después. La masa se nos quedaría seca y aunque luego le demos calor y se caliente rápidamente se quedarán duras.

CONSERVACIÓN

Si queréis tenerlas listas y consumirlas al día siguiente o a las horas lo que os recomiendo es que dejéis por un lado el relleno listo en la nevera, y por otro, la masa ya estirada y preparada para rellenar, bien envuelta en papel film también en frío.

De esta manera, solo os quedarán montarlas justo antes de cocinarlas y consumirlas.

Otra opción es que las montéis y las congeléis. Para ello, disponerlas en una bandeja sin que se toquen (o se pegarán) y que quepa en el congelador. Cuando ya estén congeladas las podéis meter en una bolsita o un tupper.

Podéis congelar también la masa en bolita y tenerla lista.

Cuando las vayáis a consumir, las sacáis y directamente pasáis a cocinarlas tal y como os explico en el vídeo. 

COCINADO Y CONSUMO

Sin duda, la mejor forma de consumir y disfrutar de estas empanadillas chinas es en el momento. Están tiernas y calentitas. Imaginad que preparáis una pizza al medio día y la cenáis. Aunque la recalentéis nunca será lo mismo que si la comiéramos recién salida del horno ¿verdad? Pues creo que con esta receta pasa lo mismo.

Espero que disfrutéis y compartáis vuestros resultados conmigo. Si os animáis podéis completar el menú con un ramen de pollo también sencillo, aunque es verdad que con el calor es complicado ya tomar cosas calientes.

Nos vemos en la próxima entrada.

Adriana B.

0

recetas

La propuesta de menú temático francés que comparto en esta ocasión es especial para mí. Por un lado, he escogido una receta muy muy sencilla (de verdad) rápida y fresca para los días de primavera y verano. Por otro, un clásico de la gastronomía francesa y uno de mis platos preferidos: el blanquette de veau. ¡No os olvidéis de la TARTA TATIN! Un cierre perfecto a este menú.

¿Qué sabes de la cocina francesa?

En mi caso no conocía nada hasta que llegué a Francia. No solo descubrí platos franceses, sino que encontré un sinfín de ingredientes que desconocía completamente. Aparecieron sabores nuevos que al principio no me gustaban pero que al final se incorporaron a mis menús semanales como, por ejemplo, la ensalada de remolacha que te dejo a continuación.

Las especias, la carne poco cocinada, el vino, los quesos, la col fermentada, el hinojo en ensalada, el pato (y no solo hablo del foie, no me entusiasma demasiado), las crudites… ¡en fin! Como ves muchos aromas, texturas y sabores nuevos. También entendí su manera de comer, su comportamiento en la mesa y, en definitiva, su gastronomía.

Por eso mismo, decantarme por un plato u otro ha sido difícil. Me he dado cuenta de que muchos clásicos franceses que son de mis favoritos se consumen en invierno: la tartiflette, la raclette, la boeuf bourguignon, entre otros. Yo no tengo problema, pero con el calor que está haciendo ¡no sé si es lo mejor! 🙂 Aunque al final te propongo un estofado de ternera que creo que no es tan conocido aquí y que me encanta.

¿Empezamos?

decoracion de una mesa para menú temático francés




ENSALADA DE REMOLACHA 
 

ensalada de remolacha, menú temático francésINGREDIENTES 2 PERS.

2 Remolachas cocida

Comino

Aceite y sal

Vinagre balsámico

Brotes de lechuga (opcional)


Esta ensalada me saca una sonrisa. La preparaba el tío de mi marido con frecuencia bien para comer o para cenar. Recién llegados a Francia, estuvimos viviendo en su casa durante 3-4 meses.

Cuando probé la remolacha cocida ¡no me gustó nada de nada! Era un sabor un tanto agridulce, terroso,  pero me la comía igualmente. Poco a poco empecé a encontrarle la gracia a esta ensalada y hoy en día la hago en casa. ¡Me encanta! Y te invito a que la pruebes. 

PASO A PASO:


Ya venden la remolacha entera cocida por lo que solo tienes que cortarla como más te guste y aliñarla con una vinagreta a base de: aceite, sal, comino en polvo (la cantidad dependerá de lo que te guste esta especia) y vinagre balsámico.

No hace falta que añadas brotes de lechuga si no quieres, la idea es tener un platillo fresco, rápido y muy sabroso a modo de aperitivo o como acompañante a otros platos más pesados. 



BLANQUETTE DE VEAU 

foto de la receta francesa blanquette de veau
INGREDIENTES 2 PERS.

1 l de agua (puede que necesites un poco más)
1/4 l de vino blanco
1 Cebolla
1 Zanahoria
1 Puerro
Sal
Pimienta
1 hojas de laurel
1 pizca de tomillo
2 dientes de ajo
500 g de ternera
Champiñones (opcional)
Para la salsa:
20 g de mantequilla
20 g de harina
50 g de nata
1 yemas de huevo
300 g de arroz


Esta receta de carne estofada es otro clásico de la gastronomía francesa y una de mis preferidas. Me encanta el sabor y la cremosidad de la salsa.

Una de las características de este plato es que no se busca hacer un caldo con color, al contrario. Creamos un caldo blanco a partir de cocer la ternera con las verduras, terminándolo con una roux para ligar la salsa. 

Es importante destacar que se utiliza carne de ternero pero en mi caso no va a ser así. Puedes utilizar carne de ternera sin problema que sea para estofar o guisar. 

PASO A PASO

Puede parecer algo lioso, pero lee bien los pasos. No es complicado. 

1º. En una olla añade: el agua, el vino, los dientes de ajo, las verduras (peladas y troceadas), el laurel y la sal. Antes de que rompa a hervir añade la ternera. 

Cocina aproximadamente 1 h-1h30’ a fuego suave. Puedes añadir también tomillo y clavo. 

2º. Una vez esté lista la carne (asegúrate de que esté bien tierna) separa los trozos de ternera y de verduras del caldo. 

3º. Por otro lado vamos a preparar la roux. En otra olla, añade la mantequilla, deja que se funda y agrega la harina. Remueve bien hasta que los dos ingredientes queden integrados, como la base de la bechamel. 

4º. Coge el caldo y añádelo poco a poco en la olla donde has preparado la roux. Mezcla con la ayuda de unas varillas hasta que veas que la salsa empieza a coger consistencia, a engordar. 

5º. En un bol aparte, bate la yema con la nata y agrega esta mezcla a la olla donde tienes la salsa. Mezcla todo bien y prueba. Rectifica de sal y pimienta si hace falta.

6º. Incorpora la carne y las verduras (que habías separado al principio) a la salsa ¡y ya lo tienes! 

Este plato se acompaña con arroz blanco hervido. También puedes hacer por separado unos champiñones salteados y agregarlos al blanquette cuando ya esté listo para servir.





Creo que tod@s tenemos en la cabeza la típica imagen de una brasserie parisina. Las mesas redondas y las sillas de rattan mirando hacia la calle. Unas pegadas con otras donde casi comes con el de al lado. Pero Francia, evidentemente, no es solo París.

El estilo rústico se mezcla con el imperial. La madera de los suelos, el mármol y otros materiales, como la pizarra en los tejados, marcan el diseño urbanístico. Cuando entras a una casa de una familia francesa, puedes respirar casi el mismo ambiente en todas. Son cálidas, acogedoras y muchas guardan alguna pieza de una estructura antigua que se ha respetado y conservado haciéndolas muy especiales.

También están las más modernas. Pero en general, he querido transmitir esa sensación de calidez y elegancia. Mezclando el rojo y el azul. E imaginándome que estaba degustando este menú en una terraza, después de haber paseado por la que fue mi ciudad, Senlis, en una mañana de primavera. Y así fue.

Recuerdo perfectamente esa comida con mi amiga Alexandra.  Después de todo, creamos escenas que nos recuerdan, que nos trasladan a momentos especiales. 

Y tú, ¿cómo te imaginas comiendo este menú en Francia? ¿Te atreves a jugar? ¿A descubrir sabores y crear tu propia historia?

Espero que te haya gustado este menú temático. ¡No te olvides de pasarte por la RECETA DE TARTA TATIN!

Nos vemos pronto con más cocina, más emplatados y más mesas donde celebrar.

Adriana B.


RECETA DE BLANQUETTE DE VEAU PARA MENÚ TEMÁTICO FRANCÉS

TARTA TATIN DEL MENÚ TEMÁTICO FRANCÉS


MENÚ TEMÁTICO FRANCÉS

0

recetas
¿Un desayuno especial o mejor de postre?

La TARTA TATIN es un gran clásico de la cocina francesa. Las hermanas Tatin le “dieron la vuelta” y convirtieron una equivocación en un espectáculo delicioso de la repostería. Sí, ¡así me permito describirla!


No soy una aficionada a los dulces, de hecho tengo que confesar que nunca pienso en el postre ni dejo hueco para el cuando salgo a comer por ahí. No soy golosa y no me gustan los postres excesivamente dulces. Los ácidos los acepto y creo que mis preferidos son los de chocolate. Por suerte para mi experiencia gastronómica mi marido y mis amigas sí se guardan sitio para el dulce y siempre termino metiendo la cuchara para probar. 


Por eso mismo (y aunque reconozco que es un error) no suelo traeros por aquí recetas dulces. En mi cabeza parece que solo hay sitio para lo salado. Pero como estamos de celebración (TR3S cumple un año) creo que esta versión individual de la tarta tatin para el MENÚ TEMÁTICO OH LA LA! es la mejor opción.

TIENES OTROS MENÚS TEMÁTICOS MUY CHULOS AQUÍ. 

No solo porque es fácil, sino porque realmente reconozco que es maravillosa y presentada de manera individual no solo queda visualmente delicada y bonita, sino que también es la cantidad perfecta si te apetece “pecar” pero no demasiado.


¡Vamos a ello! 


desayuno con mini tarta tatinINGREDIENTES MASA BRISA 

50 ml agua
150 g harina de trigo de uso común
75 g mantequilla 
4 g sal
De 3 a 7 manzanas 



Puedes sustituir esta masa por una plancha de hojaldre o masa sablé. Esta última es la misma que la brisa solo que le añadimos azúcar y yemas de huevo, por lo que esta masa es dulce. 




PARA EL CARAMELO:
200g de azúcar. Verás que hay recetas que hacen el caramelo con mantequilla. Si te decides por este ingrediente, deberás poner la misma proporción de grasa y azúcar. En mi caso, solo he puesto azúcar.

¡CUIDADO CON EL CARAMELO! Quema demasiado 🙂


PARA LAS MANZANAS

Las mejores para la receta son las golden o reineta por su jugosidad. 


En cuanto a la cantidad, dependerá de lo siguiente. Si decides hacer como yo mini tarta tatin así de pequeñitas, ten en cuenta que he utilizado un cuarto de manzana para cada tarta.

Con las cantidades de masa te saldrán fácilmente 12 tartaletas de aproximadamente 7,5 cm. El tamaño de una magdalena más o menos.

12 mini tartas = 3 manzanas


Si la quieres hacer versión grande ten en cuenta que una de las claves del éxito de esta tarta es cubrir bien el molde con la fruta y no dejar huecos entre los trozos de manzana, ordenándolos para que quede también visualmente más bonita. 


Por tanto, el número de manzanas dependerá también del tamaño de tu molde. Aproximadamente para un tamaño estándar de 18 cm de diámetro utilizaremos entre 6-7 manzanas.




. En un bol añade la harina previamente tamizada, la sal y la mantequilla cortada a trocitos.

Con las manos ves deshaciendo la mantequilla y al mismo tiempo ves integrándola con la harina. Te debe de quedar como una tierra. Todavía no hay una consistencia de masa sino que hemos formado unas migas.


2º. Cuando llegues a este punto, añade poco a poco el agua y ves mezclando todo bien.

No te centres en amasar demasiado, en esta ocasión SOLO necesitamos que los ingredientes queden bien integrados.

Forma una bola de masa que dejarás reposar envuelta en papel film durante 1 hora en la nevera. 


Este paso es crucial para que la mantequilla se vuelva firme de nuevo, compacta y así podamos estirar la masa después.


. Cuando haya pasado este tiempo, ya tienes que tener lista la mise en place para el siguiente paso: montar la tarta y hornear.


– Las manzanas cortadas en cuartos y peladas. No te olvides de quitar el corazón. 
– El azúcar medido y la sartén lista para hacer el caramelo.
– El molde preparado.
– El horno precalentando.  


. Vamos con el caramelo. Tan sencillo como poner el azúcar en una sartén a fuego no muy fuerte (no queremos que se queme) y dejar que se vaya creando el caramelo.

NO lo remuevas en círculos con una espátula, mejor no lo toques. Si ves que hay zonas que se quedan sin hacer mueve la sartén haciendo movimientos suaves.


También puedes añadir unas gotitas de agua para agilizar el proceso. 


Si optas por la opción de tarta grande decirte que puedes hacer el caramelo directamente en un recipiente para horno y que no pese demasiado para poder darle la vuelta luego sin problema. En este mismo recipiente terminarás la tarta.


5º. Pon el caramelo ligeramente atemperado en el molde o moldes (como en mi caso) y ves colocando encima los cuartos de manzana. Recuerda apretarlos y no dejar espacios en el caso de poner más de un trozo.


Para las mini tartas, tan sencillo como poner un cuarto de la manzana en cada molde. En mi caso tuve que tornear (“pulir”) un poco el trozo para que cupiera en el molde. Si los tuyos no son tan pequeñitos como los míos, puedes meter dos cuartos.

. Una vez tengamos listo este paso, saca la masa de la nevera y a estirarla con un rodillo.

No necesitas que te quede excesivamente fina. 3-4 mm será suficiente.

Cuando tengas la masa estirada, córtala respetando el tamaño del molde elegido. Si tus moldes donde vas a cocinar la tarta son individuales, utilízalo como plantilla para cortar tu masa con el tamaño perfecto.  

Yo lo he hecho en un molde de silicona que tengo para magdalenas.

. Coge tus bases ya cortadas y ves poniéndolas encima de cada trozo de manzana. Recuerda que la tarta tatin se cocina al revés. La base de la tarta la ponemos encima del relleno.

Si es tu primera vez, verás que es una tarta sencilla y que queda realmente deliciosa. 

8º. Una vez tengas cubiertas tus mini tartas, vamos a hornear a 180º C aproximadamente 15 minutos. Ten en cuenta el tamaño de tus tartas. En mi caso, al ser tan pequeñitas han tardado ese tiempo.

Si te decides por una tarta grande el tiempo de cocción evidentemente cambia a 1 hora aproximadamente. Dependerá también de la potencia de tu horno.

 

9º.  Pasado el tiempo, sácalas del horno y deja que se atemperen. ¡No le des la vuelta enseguida!

Escoge tu plato donde vas a colocar las tartitas y con mucho cuidado, el caramelo estará líquido y puede chorrear, ves dándoles la vuelta.

La tarta tatin se suele acompañar con nata montada casera o helado de vainilla. Yo he preferido optar por yogur griego. No la endulza tanto y desde mi punto de vista la hace más ligera. ¡Pero tú eliges!

 

La tarta tatin se caracteriza porque la manzana queda totalmente jugosa por dentro. Debemos intentar controlar el tiempo en el horno para que no se nos pase de cocción. No estamos buscando una compota de manzana. Queremos notar la pieza cuando demos un bocado, pero sin que esté “cruda”.

Cuando veas que se acerca el tiempo estimado de horneado y que tu masa está doradita, puedes meter un cuchillo por un lateral para intentar pinchar la manzana. Podrás percibir más o menos si está en el punto adecuado.

Te vuelvo a hacer la pregunta, ¿para desayunar o de postre? 🙂 O ¿qué tal como regalo cuando vayas a casa de alguien como invitado?

En cualquier caso, espero que disfrutes de este bocado tan dulce. ¡Nos vemos pronto!

Adriana B.



bocadito de tarta tatin, la tarta de manzana francesa

Mini tarta tatin casera
¿Un rico desayuno con mini tarta tatin?

0

recetas

Continuamos con la propuesta de MENÚ GRIEGO completándolo con este gyros griego (o kebab griego). Es una variante griega del plato turco, por eso también se le conoce como KEBAB griego. Además de hacer un pollo marinado con yogur y especias delicioso y sencillo, ¡vamos a meter las manos en la masa!

¡Si, si! Vamos a hacer un pan rapidísimo de Shoot the Cook. Ella lo propone como el pan indio, el naan, pero nos sirve igualmente para nuestro kebab. ¡Ya veréis!



GYROS DE POLLO

GYROS GRIEGO
Ingredientes para 2 pers.

350 g de pechuga de pollo

1 yogur natural o griego

1 limón

½ cebolla morada

Especias: canela, orégano, albahaca seca, pimentón, comino

Sal y pimienta

Aceite de oliva


1º. Vamos a marinar el pollo. Para ello, en un bol pon la pechuga de pollo cortada en trozos de aproximadamente 3-4 cm o en tiras, como más te guste, pero que sean todos los trozos el mismo tamaño.

Agrega en ese mismo bol: el yogur, las especias, el aceite de oliva, la sal y la pimienta, la cebolla cortada en juliana fina y un chorrito de limón. Mezcla todo muy bien y reserva en la nevera al menos 30’.

La canela le da un toque que a mi particularmente me gusta mucho, pero sin abusar.

Puedes añadir las especias que más te gusten. El romero o el tomillo irán genial también.

El yogur se usa para marinar ya que nos ayudará a ablandar las carnes, en este caso el pollo, y ayudará a retener el agua que pueda soltar el ave.

 

2º. Una vez pasado ese tiempo, vamos a hacer en un sartén el pollo. Agrega un chorrito de aceite y espera a que esté cocinado. Aprox. 15’

 

Pan de pita

Cuando me planteé este plato, el gyros, me apetecía mucho probar a hacer un pan casero que no fuera excesivamente complicado y sin levadura fresca. ¡Cuando fui a hacer la compra no quedaba nada en el super! Así que bueno, doble misión: pan de pita casero fácil y sin levadura fresca. 

Cosas de la vida, mi amiga y compañera de la escuela de cocina LAURA (de Shoot the Cook) justo elaboró una receta de pan indio con tan solo TRES ingredientes. 

Pensé que ese mismo pan serviría para la receta. Y aquí lo tenéis.  No es un pan de pita tradicional pero sí nos hace el papel ya que nos permite doblarlo o enrollarlo como un kebab.

Os aconsejo que no dejéis la masa muy fina, ya que se nos tostaría, sino que la dejéis con un grosor de 1 cm.

Pan de pita casero menú griego
Ingredientes para 5 panes.

1 yogur natural

150 g de harina de trigo (uso común)

1 cucharada de levadura de sobre

1 pizca de sal



1º. En un bol mezcla todos los ingredientes. Amasa durante unos minutos hasta que veas que la masa no se te pega en las manos y ha quedado homogénea.

 

2º. No es una masa que necesite reposar así que una vez tengas una bola (como ves en la imagen) divídela en 5 trozos iguales.




3º. Bolea los trozos y con la ayuda de un rodillo, ves estirando hasta dejar el grosor que te he recomendado.

4º. Pon a calentar una sartén e incorpora la primera pita. Cuando veas que empieza a tostarse, dale la vuelta. No tardará mucho más de 2-3 minutos por lado.


¡Y ya lo tienes! Solo nos queda emplatar y preparar esa bonita mesa como te describo AQUÍ.

Espero que te haya gustado y me encantará ver tu propuesta de menú temático griego en mis redes o por aquí.

Nos vemos pronto 🙂

Adriana B.


Kebab griego ¡riquísimo!

mesa temática, menú griego

0

recetas
En estos momentos en los que no podemos viajar ni salir, ¿por qué no le damos a la imaginación y preparamos un menú griego de lo más delicioso? 


El blanco y el azul pintan las ciudades griegas dejando un mosaico precioso situándonos directamente en el mediterráneo. Y eso es lo que pretendo pero con la comida. Con este menú griego, te invito a un viaje lleno de color, pero, sobretodo, de sabor. 

Déjate llevar y diviértete cocinando, preparando un menú temático diferente y dándole el protagonismo que se merece a la mesa: ese lugar donde al final nos reunimos para degustar lo cocinado.



Es en la antigua Grecia donde situamos la base de lo que somos hoy. De nuestra gastronomía, de esta dieta mediterránea tan valorada y apreciada por todo el mundo. Grecia transformó la manera en la que se entendía la acción de comer dándole un sentido social.

Los cereales, la vid y el olivo conformaban esa tríada mediterránea dejándonos ese legado que hoy en día es parte de la base de nuestra pirámide alimenticia.




Tzatziki

Vamos a empezar el MENÚ GRIEGO con esta salsa tan típica y seguramente conocida por tod@s. A mí, personalmente, me encanta el tzatziki. No solo porque es súper rápido y fácil de preparar, sino porque es una apuesta segura. 

Es sabrosa, cremosa y untuosa y da muchísimo juego tanto para dipear como para acompañar cualquier ensalada, pescado o carne, como en nuestro caso.

Te invito a que la pruebes con eneldo, la hierba fresca con la que se elabora la receta original. Me atrevo a decir que casi seguro la hemos probado con menta, que es otra opción que queda igualmente deliciosa. 

tzatziki griego menú temático
Ingredientes para 2 pers.

1 pepino

1 yogur griego (clave por su cremosidad y densidad)

Hierbas frescas: eneldo o menta

1 diente de ajo

2-3 cta. de aceite de oliva

Sal

El zumo de 1/2 Limón


1º. Ralla el pepino con la ayuda de un rallador. No nos interesa hacerlo por la parte con agujeritos más pequeños ya que se tiene que notar la carne de la hortaliza en la salsa.

2º. ESTE PASO ES CLAVE: una vez tengas el pepino rallado, escúrrelo muy muy bien con la ayuda de las manos. Coge la carne del pepino y aprieta las manos, verás que suelta toda el agua. Lo que necesitamos es la carne del pepino, no el agua que suelta. 

3º. Una vez tengas listo este paso, solo tienes que mezclar en un bol:

– el pepino rallado, el yogur griego, una pizca de sal, la menta o el eneldo picado, el ajo rallado (empieza por medio) y el zumo de ¼ de limón.

Mezcla todo bien y prueba. Es importante que vayas rectificando de ajo, de limón, sal y de las hierbas según tu gusto. Encuentra el equilibrio. No debe predominar ningún sabor sino notar en boca todos.

 
ENSALADA GRIEGA


Continuamos con otra receta muy fácil de hacer y muy mediterránea donde la materia prima es la clave. Pero no te apures si en estos momentos no puedes conseguir esa calidad de los alimentos. Verás que siempre hay opciones.

Aparecen aquí dos ingredientes estrella: el queso feta y las aceitunas kalamata. Pensar en esta receta es acordarme de mis amigos franceses con familia en Grecia. Los veranos que iban de vacaciones traían estas deliciosas y carnosas aceitunas. 

Lamentablemente la situación actual (de retiro, ya sabéis) hace que no haya podido encontrar cerca de casa este ingrediente. Pero lejos de retirarme, las he sustituido (salvando muchísimo las distancias) por aceituna negra. 

Fresca ensalada griega
Ingredientes 2 pers.

Queso feta

½ pimiento rojo

1 pepino

½ cebolla morada

Aceituna Kalamata o en su defecto, aceituna negra.

Para la vinagreta: vinagre balsámico, aceite de oliva, sal, ajo en polvo, tomillo seco o fresco.

1º. Corta a tu gusto los trozos de las verduras y hortalizas y ponlas en un bol.

2º. Para la vinagreta: un truco fácil para emulsionarla es meter en un tarrito de cristal o biberón todos los ingredientes. Cerrar bien y agitar fuerte. Así conseguimos que nos quede la mezcla homogénea. 

PROPORCIÓN DE LA Vinagreta: 3 partes de aceite por 1 de vinagre.

3º. Mezcla bien los ingredientes de la ensalada con la vinagreta y ¡no tengas miedo de poner aliño!

 


Verás en las fotos que te propongo dos emplatados o dos maneras distintas de presentar este menú griego.

La primera, que sería como más chic, y la otra más street food. Pero como siempre digo, ¡inventa, crea, investiga! ¿qué es lo que te gusta a ti? ¿Cómo te  comerías este plato?

La idea que llamo más “chic” es porque presenta este fabuloso gyros abierto. Es decir, vamos a ir poniendo todos los ingredientes encima del pan de pita sin cerrarlo, como puedes ver en la imagen. Incluiremos, por tanto, la ensalada griega, de manera que en el mismo plato tenemos todas las recetas. Pero puestas con gusto. La idea es comer con cuchillo y tenedor o, porque no, también con la mano.

En cuanto a la propuesta street food, la idea es presentar el gyros de la manera más tradicional, enrollado como un bocadillo.  Seguro que has comido alguna vez un kebab por lo que puedes reproducir este emplatado. La ensalada la he puesto en un cacito con los “colores griegos”, azul y blanco, con la intención de ponerlo en el centro de la mesa. Que cada persona se sirva lo que quiera.

En cuanto a la elección de la vajilla, en el primer caso apuesto por unas bandejitas de madera. En el segundo, por un plato con un tono verde más discreto dándole protagonismo a la comida, llena de color y sabor.

Me parece ideal acompañar este menú con una limonada o un vino blanco fresquito. ¡O un rosado! 

 



Si cierras los ojos y piensas en esta temática, ¿cómo te imaginas la puesta en escena? Esa mesa bonita donde pondrás tu menú griego.

Aunque te he hablado del azul y el blanco, yo no he apostado por estos colores. Este menú me ha llevado a los tonos verde y al amarillo del limón. Dos colores muy mediterráneos también que creo que combinan perfectamente con la propuesta. ¿No te parece?

Poner elementos naturales como flores es siempre acertado. ¡Además estamos en primavera! Me encantan las flores en las mesas, pero siempre dispuestas con sentido, como todo.

En mi caso, he cogido algunas flores de buganvilla, un color que queda fenomenal y que aporta una viveza a la mesa que junto con el limón se convierten en la decoración perfecta.

Como detalle final, te invito a crear tu propio servilletero. Tan sencillo como coger una cuerda o lazo, un trozo de papel o cartulina que vaya acorde con la gama cromática de la mesa y, por último, que pongas los nombres de las personas que te acompañarán. Si estás sol@, no te preocupes, invítate a ti mism@ a ese momento de disfrute. ¡Te lo has ganado!



gyros griego
Servilleteros caseros

mesa temática, menú griego

No te olvides de pasarte por AQUÍ para completar este menú griego, donde falta por preparar ese pollo marinado tan rico y el pan de pita increíblemente sencillo.

Tampoco te olvides de compartir con TRES COCINA tus fotos y sacarme una sonrisa 🙂

Nos vemos pronto.

Adriana B.

 

0

recetas
¡Deliciosa e irresistible! 


La hamburguesa vegetariana de alubia roja es, sin duda, la estrella del picnic en casa que te propuse el otro día en mis RRSS.
PUEDES VER EL RESTO DEL MENÚ PINCHANDO AQUÍ.


Si eres de los que le cuesta comer legumbres te recomiendo que incluyas estas hamburguesas de alubia roja en tu recetario habitual. No solo se preparan rápido sino que además están súper sabrosas.

 

Con un buen pan y una rica salsa casera tendrás un bocadillo listo para una cena muy saludable y muy top.

¡Vamos a ello!

ingredientes hamburguesa vegetariana


INGREDIENTES PARA 6 UNIDADES 


300g de Alubias rojas cocidas
100g Arroz blanco cocido
1 diente de Ajo
Comino molido
Pimentón dulce o picante
Sal
Pimienta negra molida al gusto
Pan rallado
½ Cebolla
½ pimiento rojo


PARA RELLENAR EL BOCADILLO: pepino, tomate, mayonesa de curry casera. 





Decirte que puedes especiar estas hamburguesas con lo que quieras. Curry en polvo, hierbas secas… las que más te gusten.

Pasa lo mismo con las verduras. Puedes añadir zanahoria o cambiar alguna de la receta por otra que tengas en casa o prefieras.

 

1º. Añade todos los ingredientes en crudo en un robot de cocina o vaso batidor y tritura, pero sin llegar a hacer un puré.
Si necesitas añadir un poco de agua para que la cuchilla coja los ingredientes hazlo, pero sin pasarte. Nos interesa una pasta con algún que otro trocito. Si las pasas demasiado no podrás darle forma. 

2º. Añade pan rallado a la mezcla. La cantidad ideal para darle un poco más de consistencia a la pasta pero sin pasarse. Aproximadamente para la cantidad que te propongo de ingredientes serán unas 4 cucharadas de pan. Remueve bien y ves haciendo las hamburguesas. Te puedes ayudar de un molde, como en mi caso.

Te aconsejo que cuando dejes las hamburguesas en un plato o bandeja pongas en la base un poco de pan rallado para poder cogerlas mejor luego, como puedes ver en la imagen y también espolovrees por encima, es decir que ambas partes queden cubiertas con pan rallado. 


3º. Una vez tenemos las hamburguesas hechas, nos toca pasarlas por la sartén. Sencillamente, en una sartén con un poco de aceite incorpora las hamburguesas con cuidado.
Vamos a esperar que dore por un lado para darle la vuelta y hacerlas por el otro. 

Repite este paso con todas las piezas y prepara el resto de ingredientes para emplatarlas. 

PARA LA MAYONESA DE CURRY: realiza una mayonesa tradicional, con huevo y aceite, y cuando la tengas montada añade curry en polvo y una pizca de sal. Mezcla bien y ¡ya la tienes! 




¡Llega la hora de la verdad! Vamos a juntar todos los ingredientes en un maravilloso pan de espelta que tenía en casa. Podéis utilizar pan de hamburguesa o vuestro preferido.

Y como una imagen vale más que mil palabras… os dejo con las siguientes fotos donde podéis ver el proceso y empezar a salivar 🙂 

Deliciosa hamburguesa de alubias rojas


No te olvides de pasarte por la entrada donde te dejo el resto del MENÚ PICNIC y de disfrutar este fin de semana jugando a crear ambientes diferentes en tu propio domicilio. Si te animas, comparte en los comentarios tu picnic primaveral. Me encantará ver cómo disfrutais. 

Nos vemos pronto. 

Adriana B. 

0

recetas
¡Vamos a disfrutar de estos días en casa a lo grande!

Este es un post dedicado a todo el mundo y con ello me refiero a que no importa si estás sol@ en casa (como es mi caso), con tu pareja o con tu familia. Lo importante es seguir haciendo cosas que nos entretengan por placer, con el simple motivo de disfrutar, en esta ocasión de un picnic en casa 🙂 

Por eso, hace unos días a través de Instagram te propuse un menú temático para dar la bienvenida a la primavera como se merece: ¡con un estupendo picnic!, y no uno cualquiera.

Siguiendo con mi propuesta de ofreceros recetas de aprovechamiento, conseguí sacar tres, además totalmente vegetales y que van perfectamente con el tema.

Utilicé productos de esta estación del año (que ha llegado extrañas circunstancias) creando el siguiente menú:

Mazorcas con mantequilla de ajo
Hummus de guisante
Hamburguesas de alubia roja con mayonesa de curry

 


Diviértete creando un escenario diferente en tu propia casa, donde le daremos a nuestro salón, terraza o cualquier rincón de nuestro hogar un toque muy primaveral aprovechando los recursos que tenemos. No solo vamos a cocinar, sino que vamos a crear una experiencia mucho más completa. 

¿Te vienes conmigo?


MAZORCAS CON MANTEQUILLA DE AJO

Mazorcas al horno ideales para un picnic



Empezamos con esta receta tan sencilla. 

Una mazorca por persona
1 diente de ajo o 2 (en caso de ser más de 2 mazorcas)
Sal y pimienta
30g de mantequilla.
La suficiente para “pringar” bien las mazorcas. 

1º. Precalienta el horno. También las puedes hacer en la sartén. 

2º. Derrite la mantequilla y agrega el ajo bien picado, la sal y la pimienta. Con un pincel de cocina, ves “pintando” de mantequilla las mazorcas por todos los lados. 

3º. Ponlas en una bandeja de horno y a 190º hornearlas durante 40′. Este tiempo dependerá de la potencia de tu horno. Sabremos que están listas cuando queden doradas por fuera y se vean tostaditas. 




HUMMUS DE GUISANTES


Hummus de guisante súper fácil para picnic casero

Un hummus que se hace literalmente en 5 minutos. En mi caso te propongo aceite de sésamo, ya que no tengo tahini. Si tu sí que tienes utilizarlo sin problema.  

INGREDIENTES PARA 2 PERS. 

200g Guisantes frescos o congelados.
Sal y pimienta
1 cda. de café de aceite de sésamo. CUIDADO con este ingrediente que es muy aromático. 
1/2 diente de Ajo
1/2 zumo de limón 

1º. Cuece los guisantes 5’ en agua.

2º. Tritura todos los ingredientes en un vaso batidor y rectifica de sal o de ajo e incluso del aceite de sésamo. Si te gusta una textura más fina no tan grumosa, agrega más agua de la cocción del guisante.



HAMBURGUESA DE ALUBIA ROJA 

Hamburguesa vegetariana sabrosísima

Esta receta es la estrella de este picnic. Si eres de los que le cuesta comer legumbre te recomiendo que incluyas estas hamburguesas en tu recetario habitual.

Ya sabes que necesitamos comer esta proteína vegetal varias veces a la semana, pero no solo existen los maravillosos guisos, sino que gracias a la versatilidad de este alimento podemos jugar con él y hacer más cosas. TE DEJO LA RECETA PINCHANDO AQUÍ. 



No creas que me he olvidado de esta parte. Como te he mencionado antes, vamos a crear una experiencia completa, como las que hago cuando voy a vuestras casas con el servicio de CHEF A domicilio. No solo planteamos un menú sino que preparamos el espacio teniendo muy en cuenta la temática escogida.

En este caso, tenemos como referencia la primavera, tan llena de color, por lo que no podemos dejar atrás los tonos vivos (los pasteles también nos sirven pero que sean divertidos nada de tonos neutros). Asique la primera tarea es precisamente definir qué colores nos harán de hilo conductor para el resto de la composición. En mi caso los verdes, naranjas y amarillos. 

Teniendo en cuenta estos colores vamos a buscar todos aquellos elementos decorativos con estos tonos así como una vajilla acorde a la temática. La madera, el bambú o el aluminio/hierro irán perfectos. 

¿Y ahora qué? 

Como la idea es comer en el suelo, ya que es un picnic, no te olvides de escoger alguna manta o mantel que nos haga de base. Unos cojines cómodos para sentarnos y empieza a colocar todo tal y como puedes ver en la imagen o como más te guste. 

No te olvides de los juegos de mesa y esa música de fondo que harán de este picnic en casa una experiencia genial. 

Nos vemos en la próxima entrada. 
Adriana B. 

Menú temático picnic en casa
Una propuesta deliciosa de menú temático picnic

0

recetas
Un plato para ocasiones especiales



Tengo que reconocer que no soy muy fan del risotto, este plato italiano cuyo origen lo situamos en el norte de Italia, en Lombardía. El risotto no es un plato que me suela apetecer cuando como en algún restaurante italiano, ni siquiera cuando estuve en Italia probé uno porque siempre me lanzo sin pensarlo a por la pasta. ¡Qué le voy a hacer! Pero me he animado a probar en casa con esta receta ya que precisamente tenía tres de los ingredientes básicos para hacerla: el arroz, mantequilla y queso rallado. 

En la escuela de cocina tuvimos unas clases dedicadas a los arroces e hicimos risotto y no tengo mal recuerdo. Por eso, me ha parecido una propuesta muy interesante y adaptable con ingredientes que  tengáis en casa para celebrar el DÍA DEL PADRE

En mi caso voy a elaborar esta receta con contramuslos de pollo, la parte más fibrosa de los espárragos trigueros (que nunca las tiro) y vino blanco turbio, insisto, el que tengo en casa. Pero como os digo, podéis cambiar los espárragos por setas, calabacín, calabaza… en fin restos de verduras que hayan quedado olvidados en la nevera.

Aunque esta receta de risotto no es complicada sí hay que dedicarle tiempo y no quitarle el ojo de encima para que el arroz no se nos pegue o se pase demasiado. 

¡Empezamos!

Ingredientes para 2 personas

Ingredientes para hacer risotto



1. En una cazuela agregamos un poco de aceite de oliva y añadimos los trozos de pollo cortados en cubitos. Intenta que sean del mismo tamaño para que se cocinen por igual.

Dóralos bien y deja que se cocinen durante 10’ a fuego medio. No pasa nada si, como ves en la imagen, se agarra un poquito a la olla pero sin quemarse. Eso nos dará también sabor. 

2. Agrega la cebolla en brunoise, los espárragos bien cortaditos y el ajo picado, la sal y la pimienta. Mezcla todo bien y cocina durante 2-3′.

Añade el vino blanco y deja que se evapore el alcohol. Mezcla todo bien ¡ya huele que alimenta!  




3. Agrega el arroz y rehoga. Empieza a añadir el caldo poco a poco y remueve bien, recuerda que el caldo o el agua debe estar caliente.

Vamos a esperar a que se evapore el líquido para volver a agregar un poco más de caldo. Repetiremos este paso hasta que el arroz esté casi hecho. En total, el arroz tardará en cocinarse 20′ aproximadamente.

Esto dependerá también del tipo de arroz, por eso es importante que vayas probando.

Cuidado con dejar el arroz demasiado cocinado. Nos interesa encontrar una textura cremosa pero no una pasta de este cereal. 


4. Una vez tengas el arroz casi listo, rectifica de sal y pimienta si es necesario. Fuera del fuego, agrega los trozos de mantequilla y el queso rallado. Sigue removiendo hasta que todo quede perfectamente integrado y… ¡a comer!




NO DEJES el arroz listo mucho antes de servirlo.





Esta receta se merece un emplatado elegante ¿no crees? A mí personalmente no me gusta chafar el arroz a la hora de emplatar ni ponerle ningún molde. Por lo que solo he tenido cuidado de no manchar el plato escogido, un plato hondo precioso de color azul, y de no pasarme con la cantidad. Es una receta copiosa y un poco pesada por lo que ten cuidado con poner demasiada cantidad en el plato. ¡Mejor repetir!

En mi caso, no tengo en casa ninguna hierba aromática tipo romero, tomillo o perejil que le irían fantástico para rematar esta receta, por lo que sencillamente he añadido por encima un chorrito de aceite virgen extra de oliva y unas lascas de champiñón crudo. 






Como acompañamiento a este risotto te propongo una ensalada de lechuga o brotes bien aliñada sin ningún condimento más que su vinagreta para “desengrasar” un poco. Así os podéis reservar para un postre divertido y muy familiar como son unas crepes. TE DEJO LA RECETA PINCHANDO AQUÍ. 

Disfruta de un estupendo plato de risotto



0

recetas
Si no las tomas las dejas, pero te garantizo que este no será el caso con este plato de lentejas.

¿Has comido alguna vez un dal de lentejas? Ayer decidí sacar de la nevera y la despensa todo lo que tenía para reutilizar esos “recortes” de verdura o restos de platos y sobretodo echar un vistazo a esas conservas que al final se van quedando en el fondo del armario.

Con todo ello estuve preparando y pensado recetas para estos días con el objetivo también de reducir mis visitas al supermercado y poner a prueba mi ingenio. ¡Es muy divertido! Te lo recomiendo.

La primera receta que os dejo surge de la petición de mi amiga Almudena. Concretamente me pidió que le diera ideas para hacer con legumbre, arroz y un sofrito y directamente pensé en este dal de lentejas maravilloso.

¡Vamos a ello!



Ingredientes dal de lentejas INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS

Lentejas rojas 200 grs
4 Tomate a cubos
1 Cebolla 
2 dientes de ajo 
1 Cda. de jengibre 
2 Cda. de Mantequilla
Aceite 
1 Cda. de  comino  
2 Cda. Garam masala  
1 Cda. Curcuma 
Sal 
Agua 500 ml
Cilantro 1 manojo
Yogur natural 









En el caso del TOMATE FRITO: lo ideal es hacer esta receta con tomates naturales, pero yo no tenía en casa asique he utilizado medio bote que me quedaba en la nevera de un tomate frito casero de súper.

En el caso de las LENTEJAS: las ideales son esas pequeñitas de color naranja cuya cocción es muy corta ya que no tienen la “piel” que las cubre y son más digestivas. Pero en mi caso (y seguramente en el vuestro) no las tenía por casa. Igualmente lo podéis hacer con las de bote. Os saltareis el paso de cocinarlas y las agregamos al sofrito en el último momento.

En el caso de las ESPECIAS: no te apures si no tienes las de la receta. Puedes hacer tu propia mezcla. La canela, la nuez moscada le irán fenomenal. Yo, por ejemplo, al no tener guindilla o chile he puesto cayena. Se trata de usar el ingenio.





Para las lentejas 


Tendrás que poner a remojo las lentejas antes de cocinarlas. ¿Y cuánto tiempo? Mínimo 4 horas, máximo 12. 

El tiempo de cocción es aproximadamente 40′ quizás un poco más. 

En mi caso, las cocino también con hojas de laurel, dos dientes de ajo y media cebolla. A partir de agua fría. 


Para el arroz

Pica un diente de ajo y añádelo a una sartén con un chorrito de aceite o mantequilla. Añade el arroz y rehoga 3’ a fuego fuerte. Cubre la sartén de agua, añade una pizca de sal y deja cocinar 5’ a fuego fuerte. Después baja el fuego y deja cocinar el arroz otros 5’, esto dependerá del tiempo recomendado por el fabricante.

Para el sofrito

1º. En una cazuela añade la mantequilla. Normalmente se hace con mantequilla clarificada que es muy usada por la gastronomía inda. Como por lo general en casa no tenemos, usaremos mantequilla “normal”. Deja que se funda y añade la cebolla picada y los ajos.

2º. Cuando estén dorados, agrega el jengibre y el comino. Remueve bien.

3º. Añade los tomates naturales troceados (o en su defecto el tomate frito) y rehoga bien. En el caso del tomate natural, deja que se evapore toda el agua de esta fruta e incorpora el resto de especias. Mezcla todo bien. Añade medio vaso de agua y deja que se cocine todo 5’ a fuego medio.

4º. Añade las lentejas, mezcla y a fuego suave deja que se cocine todo junto otros 5’. No tengas miedo si se te rompe demasiado la lenteja, es la idea. ¡Ya está listo!


 

Aunque estemos en casa y el plato sea para ti o para tu familia, diviértete empatando. Elije el mejor plato para esta receta e incluso podéis hacer un pequeño concurso.

El dal de lentejas se suele acompañar con arroz, como has visto, pero también se termina con un poco de yogur natural por encima y cilantro o perejil. En mi caso no tenía ninguno de estos tres ingredientes por lo que he decidido añadirle un poco de cebolleta.

Espero que te guste esta receta y le des una vuelta a las clásicas lentejas ¡que están igualmente ricas! Y no te olvides de consumir legumbre. Siempre podemos ofrecer platos defierentes para no aburrirnos y más estos días.

Mándame tus fotos estaré encantada de ver el resultado 🙂

Nos vemos pronto con otra receta de aprovechamiento.

Adriana B.

Receta de dal de lentejas, un plato que te hará viajar



Descubre el dal de lentejas

 

0