Curiosidades

Cocina de aprovechamiento: ¡Sí, Chef!

¿Reutilizas las sobras que se generan en tu cocina?
¿O prefieres desecharlas?

Este jueves os invito de nuevo a compartir conmigo una pequeña reflexión sobre la cocina de aprovechamiento. 

En casa de mi madre nunca se ha tirado nada. Siempre se ha aprovechado cualquier resto de comida y recuerdo muy fácilmente cuando le preguntaba qué hay de comer y me contestaba “sobras”. No me hacía ninguna gracia.

Viéndolo ahora con perspectiva y teniendo unos cuantos años más, me parece la opción más correcta y responsable. Pero sí es cierto que el enfoque puede ser distinto. Podemos ir más allá y reinventar esas sobras creando platos diferentes que nos alejen de la sensación de estar comiendo lo mismo durante x días. Tranquil@s, no estoy descubriendo nada nuevo. Nuestras abuelas ya lo hacían.

La cocina de aprovechamiento 

Es, sencillamente, aquella que saca provecho de los alimentos que ya tenemos en la despensa o en la nevera. Pero cuando hablamos de sacar partido, estamos englobando no solo esos restos de comida ya cocinados, sino que incluimos también, pieles, cáscaras y partes menos nobles o restos de ingredientes.

Hoy en día tenemos muchísimas recetas de aprovechamiento, pero las mejores son las que podemos ingeniar nosotros en casa. Precisamente por ello, y como consecuencia del “retiro” (utilizo esta palabra como sustituta de confinamiento) de estas semanas y desde el compromiso que adquirí de evitar acudir a los supermercados como lo haría habitualmente, decidí proponer recetas con lo que ya tenía. Alargando la salida al mercado en quincenas. Sí, sí se puede si te planificas bien.

Las podéis ver pinchando AQUÍ.

Pero ¿por qué probarlo?

Funcionar de esta manera no solo despierta tu creatividad. ¡No te queda otra! Dale la vuelta a la tortilla e improvisa. No por no tener un ingrediente de una receta podemos abandonarla, tenemos la oportunidad de versionarla.

Aprendes a consumir de manera más responsable, controlando (aunque parezca mentira) la economía familiar, ya que no acudimos en exceso al mercado.

Revisar con frecuencia la despensa y la nevera es un ejercicio estupendo para saber qué necesitamos de verdad. Muchas veces acudimos al súper pensando que no tenemos garbanzos y sí, solo que estaban escondidos. ¿Y el congelador? No te olvides de él. ¡Cuídalo también!

Respeta el medio ambiente precisamente por lo mismo, no generamos tanto residuo.

 

Trash Cooking

Nace, así, un nuevo termino mucho más comercial y llamativo que se traduce del inglés como “cocinando basura”.




Receta sencilla: 2 manzanas, 1 patata, 1 puerro, mantequilla o aceite, sal y pimienta.

En primer lugar, pela las verduras y la fruta. NO TIRES LAS PIELES. Lávalas bien y rehógalas en blanco (sin que lleguen a dorarse demasiado) en una olla con un chorrito de aceite de oliva.

Cúbrelas de agua y haz un el caldo con el que coceremos luego las verduras. Deja cocinar 20’ a fuego medio.

En otra olla (o en la misma cuando ya tengas el caldo listo) Trocea el puerro, la patata y las manzanas. Dóralas con un poquito de aceite y cubre con el caldo que hemos hecho. Deja que se cocinen las verduras 30’ y tritura todo. En este punto puedes añadir un chorrito de nata o leche si te gusta. Rectifica de sal y pimienta y ¡tienes lista una vichyssoise de manzana lista!


Los sofritos, los caldos como el que te acabo de proponer, rellenos de canelones o verduras con carnes o pescados en salsa, asados, etc, cremas… son platos ideales para elaborar con retales de ingredientes.

¿Y tú? ¿De qué equipo eres?

¡Nos vemos pronto!

Adriana B.

 
Hamburguesa de alubia con mayonesa de curry

Hamburguesa de alubia con mayonesa de curry

 

tortilla con verduras, un clásico





rissoto con espárragos