PODCAST

BARCELONA: DÓNDE COMER DE RECHUPETE » EP.7 PODCAST

 

BARCELONA: DOS RECOMENDACIONES IMPRESCINDIBLES 



¡Bienvenido junio! Y bienvenid@s al episodio 7 de ¡ A LA MESA! el podcast de TR3S COCINA. Estoy muy contenta de compartir con vosotr@s las dos recomendaciones que os traigo hoy (porque vendrán muchas más) ya que normalmente me cuesta mucho encontrar lugares de comida, vamos a decir española, que me encanten. Y es que como sabéis me pierde lo asiático y exótico y me cuesta salir de ahí. 


Por eso me emociona hablar del O’ retorniño y del Collonut. Dos espacios muy diferentes pero con un denominador común: el producto. 



O’ RETORNIÑO. Un pedacito de Galicia en la ciudad de Barcelona 


Un lugar de los de antes, nada moderno en cuanto a decoración se refiere, pero suficientemente cómodo para comer o cenar de manera agradable.

El ambiente me recuerda más a un bar que a un restaurante por la barra que tienen desde la que te sirven las croquetas y la ensaladilla, entre otros platillos, y por el ajetreo que se mueve cuando el espacio está a tope, como suele ser los fines desde semana.

Aprovecho para decirte que, si estás pensando en ir, llames para reservar porque siempre está lleno. Entre semana al medio día suelen tener más tranquilidad.

Pero centrándonos en la comida, el gallego (como le decimos en casa) os lo recomiendo por dos platos en concreto.

Por un lado, sus almejas a la marinera. Pienso en ellas y literalmente salivo. Unas almejas bien cocinadas en una salsa exquisita, súper sabrosas pero equilibrada donde percibes el perejil, la almendra picada, el tomate… Una salsa de las de toma pan y moja y no poder parar.

Y por otro, su pulpo a la gallega. Uno de sus top y que puedes ver en cada mesa del restaurante que además llama la atención por el volumen de la ración. Ojo con esto. Son bastante generosas.  Un pulpo perfectamente cocinado, meloso y tierno aliñado con sal gorda, pimentón y aceite y como no podía ser de otra manera, acompañado de unos cachelos, la patata cocida. ¡Delicioso!

Otra opción también muy acertada son sus buñuelos de bacalao. Muy correctos, con un relleno cremoso, con sabor a bacalao y un rebozado sin excesos de aceite. Al igual que sus croquetas, pero teniendo en cuenta la carta que tienen tan amplia no las pediría a no ser que seas de los fieles amantes de este alimento que no puedan faltar en tu mesa.

Como te decía, el gallego cuenta con una carta más larga que corta donde encontramos tanto carnes como mariscos y pescados. También arroces y postres.

Tengo que reconocer llegados a este punto que lo único de carne que he privado de este sitio es el lacón, aunque me consta que las hacen muy ricas también. Como amante del marisco, siempre que voy mis opciones se limitan a la carta de frutos del mar (traducción literal del francés que siempre me ha encantado.

Un lacón a la gallega, que sirven con cachelos, con su sal gorda, pimentón y aceite, pero yo siempre que voy las pido con pimientos del padrón ¡riquísimos también!

Si vas, verás seguro alguna mariscada puesta en una bandeja de aluminio que se te irán los ojos detrás si eres amante del marisco. No están nada mal, ya que te incluye un buen variado: gambas, navajas, almejas, mejillones, cigalas… hechos a la plancha y con su toque de perejil, aceite y ajo (si no recuerdo mal) todo un festín listo para degustar.

La relación calidad precio me parece razonable, aunque en el caso del pulpo se dispara un poquito ya que encontramos la ración a 35€. Teniendo la opción de pedir medias raciones e incluso cuartas. Y digo razonable teniendo en cuenta que las raciones son generosas y que hablamos de marisco y carnes de calidad, productos que no son precisamente baratos.

El precio medio por persona es de 20-25€ con postre y bebida incluida. Que, precisamente con respecto al postre, te recomiendo la tarta de Santiago, mu esponjosa, equilibrada y perfecta para terminar y en cuanto al vino, me gusta mucho un turbio que tienen que marida perfectamente con ese pulpo y las almejas. Refrescante y suave.



EL COLLONUT. Un bar con carácter que apuesta por productos de proximidad.

Del centro de Barcelona nos vamos al barrio de Sant Andreu un bar que se inauguró en 2019, donde los barriles son mesas y las sillas altas conjuntan con una decoración nada recargada, desenfadada e industrial que queda a un segundo plano cuando entras y ves los embutidos colgando de la barra. El olfato empieza a jugar con los olores y aromas y la barriga hace palmas.

Los embutidos, quesos y conservas forman parte de una corta pero más que suficiente carta donde destacan sin duda alguna su tortilla de patata con cebolla confitada, babosilla de las que me gustan, y sus tostas de sardina ahumada con confitura de pimiento y la de panceta curada con miel. ¡sin palabras! Estas dos últimas son un súper imprescindible si os dejáis caer por allí. La panceta (que viene de Cal Rovira) es pura delicia, siempre me reservo un último trocito para el final y quedarme con ese sabor tan rico de la mezcla de la panceta con ese toque de pimienta que contrasta tan bien con la miel.  

El tartar de longaniza es impresiónate también. Una longaniza con mucho carácter, potente de sabor, con un aliño que no pasa desapercibido con un toque de mostaza y acompañado de un pan tostadito o de pan con tomate está muy muy rico. Uno de mis preferidos también.

Las croquetas que vienen de la mano de reina croqueta (del mismo propietario que el collonut) están también muy bien hechas. Cremosas, sabrosas y con un rebozado crujiente. Pero me pasa lo mismo que con el Gallego. Aunque están muy ricas y te comerías 10 ¡jajaj! Después de haber probado otras cosas de la carta creo que no las volvería a pedir, o al menos una por cabeza para quitarme el mono de croqueta.

Las albóndigas de sepia, el tomate con ventresca de atún… y en general, y como te digo, todo muy rico, bien colocado y sobre todo bien pensando. Con unas sugerencias que se alejan de las típicas de un bar convirtiendo al Collount en ese bar especial, para mi casi gastrobar, al que acudir porque sabes que vas a tapear más que bien.

Quizás el plato de todos los que hemos probado que no me gustó tanto por la mezcla de sabores son las alcachofas con salsa romesco, lascas de jamón y yema de huevo. Uno de los más pedidos, curiosamente. Tengo que admitir que no soy nada fan de la salsa romesco. No le termino de coger el puntillo. Sin embargo, si te gusta esta salsa puedes probarla porque siendo objetiva la de este plato estaba bastante bien equilibrada, cremosa y al mismo tiempo suave pero sabrosa.

La próxima vez que vaya tengo pendiente el rabo de todo y las patatas bravas que son uno de sus sellos. No son las típicas bravas sino que me recuerdan a las alicantinas. Se acercan más a las patatas chips por su corte y cocción, bien fritas con su salsa por encima.

En el caso del Collunt su ingrediente secreto es la ñora ¡así que la próxima vez que vaya si o si las pediré. Os mantendré informados!

El precio medio por persona ronda los 20€ incluyendo bebida. Y las cantidades, aunque no son grandes son más que suficientes para compartir entre dos y como mucho entre tres.

Destaco también el servicio, muy amable y dispuesto a aconsejarte, me atrevería a decir que con orgullo de saber que lo que están sirviendo te va a encantar. Y así es. Para mi el Collonut es un sitio a descubrir.




 ¡Gracias por acompañarme un jueves más! Nos vemos el siguiente con un debate ¿Te lo vas a perder?

Adriana B.