recetas

Gyozas caseras: receta

Una vez las pruebas, te vuelves adict@

¿A quién no le gustan las gyozas? Bueno vale, quizás haya alguien por aquí que diga que no, pero creo que no conozco a nadie.

Estas empanadillas de origen chino son una delicia. Es como comer pipas ¿no os parece? Empiezas y nunca hay suficientes. La faena es que normalmente tienen un precio elevado en los restaurantes y vienen poquitas por eso os quiero enseñar cómo preparar la masa y el relleno clásico.

Tenéis la videoreceta en el Instagram de TR3S o en Facebook pero me parecía importante dejar también escrito los ingredientes y, sobretodo, daros unos tips y consejos imprescindibles para garantizar el éxito de este plato. 


¡Empezamos!

gyozas o empanadillas chinas caserasINGREDIENTES

Para la masa: 200g de harina de trigo de uso común, 10g de sal y entre 80-90 ml de agua, maicena para enharinar. 

Con esta cantidad os saldrán aproximadamente 28 piezas. 

Para el relleno: verás que en el vídeo pongo la mitad de las cantidades que te indico. No quería hacer las 28 piezas. 

300g de carne picada mixta: de ternera y de cerdo

20g de zanahoria

30g de cebolleta tierna o cebollino chino (si podéis conseguirlo)

1 diente de ajo

8g de jengibre

pimienta

Con la medida de una cuchara pequeña: 1 de azúcar y 1 de maicena

7,5ml de: aceite de sésamo y vinagre de arroz

10ml de salsa de soja

También podéis añadir: col picada y setas shiitake.

Para el cocinado: 3/4 de 1 vaso de agua con media cucharada de maicena, aceite vegetal. 



ANTES DE EMPEZAR: TIPS Y CONSEJOS PRÁCTICOS


masa de gyozas caserasLA MASA: CLAVE EN LA RECETA

1º. Es MUY IMPORTANTE que tengáis en cuenta que la masa se reseca fácilmente. Si estamos estirando una de las partes, la otra la reservamos bien envuelta en papel transparente o con un paño de cocina.

2º. Cada vez que cojas un trocito de masa y le des forma recuerda que debes enharinar la pieza por ambas partes con maicena para que no se nos pegue con las demás. De esta manera, podremos ir dejándolas una encima de la otra y guardarlas o congelarlas sin problema de que se peguen entre sí.

3º. Cuando digo entre 80-90ml de agua es porque quizás no necesitemos toda la cantidad. Esto lo iremos notando con las manos. Por eso agregamos el agua poco a poco.

Es importante “sentir” la masa y percibir si ya está lo suficientemente húmeda o si, por el contrario, nos ha quedado seca.

Aunque con las cantidades que os doy no deberíais tener problemas. 

En caso de una masa demasiado húmeda: añadiremos más harina y volveremos a amasar.

En caso de una masa seca: añadiremos más agua y amasaremos de nuevo.

En cualquier caso, notareis esto en el estirado. Una masa seca cuesta más de trabajar y de estirar.

Una masa demasiado húmeda nos queda con una textura como de chicle, será demasiado elástica y para esta receta no nos interesa. ¡Ahí está el quid de la cuestión! Encontrar el punto perfecto para cada receta.

EL RELLENO

Os he presentado el relleno clásico, pero podéis cambiar la carne por pollo, gambas e incluso mezclar la carne picada de cerdo con gambas.

Cualquier carne o las gambas deben estar crudas.

gyozas caseras, receta

PREPARACIÓN: LAS GYOZAS SON PARA HACERLAS Y CONSUMIRLAS EN EL MOMENTO

Cuando vayas a hacer la receta ten en cuenta que tendrás que prepararla para consumirla en el momento. Es decir, no podemos dejar las gyozas montadas y listas en la nevera y cocinarlas tiempo después. La masa se nos irá secando.

Tampoco te recomiendo dejarlas cocinadas y listas para recalentarlas y consumirlas después. La masa se nos quedaría seca y aunque luego le demos calor y se caliente rápidamente se quedarán duras.

CONSERVACIÓN

Si queréis tenerlas listas y consumirlas al día siguiente o a las horas lo que os recomiendo es que dejéis por un lado el relleno listo en la nevera, y por otro, la masa ya estirada y preparada para rellenar, bien envuelta en papel film también en frío.

De esta manera, solo os quedarán montarlas justo antes de cocinarlas y consumirlas.

Otra opción es que las montéis y las congeléis. Para ello, disponerlas en una bandeja sin que se toquen (o se pegarán) y que quepa en el congelador. Cuando ya estén congeladas las podéis meter en una bolsita o un tupper.

Podéis congelar también la masa en bolita y tenerla lista.

Cuando las vayáis a consumir, las sacáis y directamente pasáis a cocinarlas tal y como os explico en el vídeo. 

COCINADO Y CONSUMO

Sin duda, la mejor forma de consumir y disfrutar de estas empanadillas chinas es en el momento. Están tiernas y calentitas. Imaginad que preparáis una pizza al medio día y la cenáis. Aunque la recalentéis nunca será lo mismo que si la comiéramos recién salida del horno ¿verdad? Pues creo que con esta receta pasa lo mismo.

Espero que disfrutéis y compartáis vuestros resultados conmigo. Si os animáis podéis completar el menú con un ramen de pollo también sencillo, aunque es verdad que con el calor es complicado ya tomar cosas calientes.

Nos vemos en la próxima entrada.

Adriana B.