recetas

Menú griego: recetas tzatziki y ensalada griega

En estos momentos en los que no podemos viajar ni salir, ¿por qué no le damos a la imaginación y preparamos un menú griego de lo más delicioso? 


El blanco y el azul pintan las ciudades griegas dejando un mosaico precioso situándonos directamente en el mediterráneo. Y eso es lo que pretendo pero con la comida. Con este menú griego, te invito a un viaje lleno de color, pero, sobretodo, de sabor. 

Déjate llevar y diviértete cocinando, preparando un menú temático diferente y dándole el protagonismo que se merece a la mesa: ese lugar donde al final nos reunimos para degustar lo cocinado.



Es en la antigua Grecia donde situamos la base de lo que somos hoy. De nuestra gastronomía, de esta dieta mediterránea tan valorada y apreciada por todo el mundo. Grecia transformó la manera en la que se entendía la acción de comer dándole un sentido social.

Los cereales, la vid y el olivo conformaban esa tríada mediterránea dejándonos ese legado que hoy en día es parte de la base de nuestra pirámide alimenticia.




Tzatziki

Vamos a empezar el MENÚ GRIEGO con esta salsa tan típica y seguramente conocida por tod@s. A mí, personalmente, me encanta el tzatziki. No solo porque es súper rápido y fácil de preparar, sino porque es una apuesta segura. 

Es sabrosa, cremosa y untuosa y da muchísimo juego tanto para dipear como para acompañar cualquier ensalada, pescado o carne, como en nuestro caso.

Te invito a que la pruebes con eneldo, la hierba fresca con la que se elabora la receta original. Me atrevo a decir que casi seguro la hemos probado con menta, que es otra opción que queda igualmente deliciosa. 

tzatziki griego menú temático
Ingredientes para 2 pers.

1 pepino

1 yogur griego (clave por su cremosidad y densidad)

Hierbas frescas: eneldo o menta

1 diente de ajo

2-3 cta. de aceite de oliva

Sal

El zumo de 1/2 Limón


1º. Ralla el pepino con la ayuda de un rallador. No nos interesa hacerlo por la parte con agujeritos más pequeños ya que se tiene que notar la carne de la hortaliza en la salsa.

2º. ESTE PASO ES CLAVE: una vez tengas el pepino rallado, escúrrelo muy muy bien con la ayuda de las manos. Coge la carne del pepino y aprieta las manos, verás que suelta toda el agua. Lo que necesitamos es la carne del pepino, no el agua que suelta. 

3º. Una vez tengas listo este paso, solo tienes que mezclar en un bol:

– el pepino rallado, el yogur griego, una pizca de sal, la menta o el eneldo picado, el ajo rallado (empieza por medio) y el zumo de ¼ de limón.

Mezcla todo bien y prueba. Es importante que vayas rectificando de ajo, de limón, sal y de las hierbas según tu gusto. Encuentra el equilibrio. No debe predominar ningún sabor sino notar en boca todos.

 
ENSALADA GRIEGA


Continuamos con otra receta muy fácil de hacer y muy mediterránea donde la materia prima es la clave. Pero no te apures si en estos momentos no puedes conseguir esa calidad de los alimentos. Verás que siempre hay opciones.

Aparecen aquí dos ingredientes estrella: el queso feta y las aceitunas kalamata. Pensar en esta receta es acordarme de mis amigos franceses con familia en Grecia. Los veranos que iban de vacaciones traían estas deliciosas y carnosas aceitunas. 

Lamentablemente la situación actual (de retiro, ya sabéis) hace que no haya podido encontrar cerca de casa este ingrediente. Pero lejos de retirarme, las he sustituido (salvando muchísimo las distancias) por aceituna negra. 

Fresca ensalada griega
Ingredientes 2 pers.

Queso feta

½ pimiento rojo

1 pepino

½ cebolla morada

Aceituna Kalamata o en su defecto, aceituna negra.

Para la vinagreta: vinagre balsámico, aceite de oliva, sal, ajo en polvo, tomillo seco o fresco.

1º. Corta a tu gusto los trozos de las verduras y hortalizas y ponlas en un bol.

2º. Para la vinagreta: un truco fácil para emulsionarla es meter en un tarrito de cristal o biberón todos los ingredientes. Cerrar bien y agitar fuerte. Así conseguimos que nos quede la mezcla homogénea. 

PROPORCIÓN DE LA Vinagreta: 3 partes de aceite por 1 de vinagre.

3º. Mezcla bien los ingredientes de la ensalada con la vinagreta y ¡no tengas miedo de poner aliño!

 


Verás en las fotos que te propongo dos emplatados o dos maneras distintas de presentar este menú griego.

La primera, que sería como más chic, y la otra más street food. Pero como siempre digo, ¡inventa, crea, investiga! ¿qué es lo que te gusta a ti? ¿Cómo te  comerías este plato?

La idea que llamo más “chic” es porque presenta este fabuloso gyros abierto. Es decir, vamos a ir poniendo todos los ingredientes encima del pan de pita sin cerrarlo, como puedes ver en la imagen. Incluiremos, por tanto, la ensalada griega, de manera que en el mismo plato tenemos todas las recetas. Pero puestas con gusto. La idea es comer con cuchillo y tenedor o, porque no, también con la mano.

En cuanto a la propuesta street food, la idea es presentar el gyros de la manera más tradicional, enrollado como un bocadillo.  Seguro que has comido alguna vez un kebab por lo que puedes reproducir este emplatado. La ensalada la he puesto en un cacito con los “colores griegos”, azul y blanco, con la intención de ponerlo en el centro de la mesa. Que cada persona se sirva lo que quiera.

En cuanto a la elección de la vajilla, en el primer caso apuesto por unas bandejitas de madera. En el segundo, por un plato con un tono verde más discreto dándole protagonismo a la comida, llena de color y sabor.

Me parece ideal acompañar este menú con una limonada o un vino blanco fresquito. ¡O un rosado! 

 



Si cierras los ojos y piensas en esta temática, ¿cómo te imaginas la puesta en escena? Esa mesa bonita donde pondrás tu menú griego.

Aunque te he hablado del azul y el blanco, yo no he apostado por estos colores. Este menú me ha llevado a los tonos verde y al amarillo del limón. Dos colores muy mediterráneos también que creo que combinan perfectamente con la propuesta. ¿No te parece?

Poner elementos naturales como flores es siempre acertado. ¡Además estamos en primavera! Me encantan las flores en las mesas, pero siempre dispuestas con sentido, como todo.

En mi caso, he cogido algunas flores de buganvilla, un color que queda fenomenal y que aporta una viveza a la mesa que junto con el limón se convierten en la decoración perfecta.

Como detalle final, te invito a crear tu propio servilletero. Tan sencillo como coger una cuerda o lazo, un trozo de papel o cartulina que vaya acorde con la gama cromática de la mesa y, por último, que pongas los nombres de las personas que te acompañarán. Si estás sol@, no te preocupes, invítate a ti mism@ a ese momento de disfrute. ¡Te lo has ganado!



gyros griego
Servilleteros caseros

mesa temática, menú griego

No te olvides de pasarte por AQUÍ para completar este menú griego, donde falta por preparar ese pollo marinado tan rico y el pan de pita increíblemente sencillo.

Tampoco te olvides de compartir con TRES COCINA tus fotos y sacarme una sonrisa 🙂

Nos vemos pronto.

Adriana B.