recetas

Salsa de tomate casera

¡Demasiado sencilla para estar taaaan rica!

Cuando era pequeña no soportaba ver trocitos de tomate en las salas de tomate o en la boloñesa. Era algo que me desagradaba mucho y ahora… ¿Quién lo diría? no me imagino una salsa casera de tomate sin ellos.

De hecho, a día de hoy me cuesta consumir salsas de tomate del supermercado. Siempre busco la alternativa haciéndola yo y sin complicarme demasiado la vida.

El resultado es increíble y por eso, para retomar el blog de TR3S COCINA y empezar este mes con energía y ganas de cocinar rico, comparto contigo LA salsa de tomate puramente irresistible que en esta ocasión bañarán unas deliciosas albóndigas.

¡Vamos a ello!


Albóndigas con tomate

Ingredientes (para un buen bote)

250g de Tomate natural de pera en lata o bote. En mi caso, los compro enlatados. Pero puedes usar directamente tomates naturales.

Hierbas: laurel, orégano, albahaca seca. Puedes añadir tomillo o romero.

Sal y pimienta negra

AOVE

1 Cebolla

3 dientes de ajo

5 cdas. De Panela

1 vaso de agua





1º. En una cazuela pon 2-3 cdas. de aceite y deja que se caliente.

Cuando lo tengas, añade la cebolla picada y el ajo y a fuego no muy alto deja que se cocinen durante 5’.

2º. Añade el tomate troceado, la hoja de laurel y las hierbas que hayas elegido. El azúcar (o panela) y la sal. Mezcla todo bien y aquí viene lo bueno ¡el chup chup!

Cocina la salsa durante 1 hora a fuego lento. Si ves que se reduce demasiado, añade un vaso de agua.

3º. Pasado este tiempo, prueba y rectifica de sal, de pimienta o de lo que consideres que le hace falta.

4º. Este paso es opcional. Si te apetece una salsa más rústica, la puedes guardar tal cual.

Si la quieres más fina, tritúrala y pásala por un colador fino para quitar cualquier resto de piel del tomate.




En esta ocasión, y como verás en el emplatado, tenía mucho antojo de unos espaguetis con albóndigas. Pero tú puedes utilizar esta salsa para una lasaña, acompañar las albóndigas con un arroz blanco o puré de patatas, para unos ñoquis… en fin ¡tienes muchas opciones!

(Si quieres la receta de estas deliciosas albóndigas, déjamelo en los comentarios y estaré encantada de compartirla contigo.)

Decantándome por dejar la salsa un tanto rústica, no tan fina, he escogido una olla de hierro ideal para darle este toque. ¡Solo me ha faltado la barra de pan para mojar!

Como ves, una receta de lo más sencilla que marcará la diferencia de cualquier plato que cocines con ella.

Si nunca has hecho tu salsa de tomate casera, de verdad te invito a que la pruebes 🙂

Tienes otras recetas de rechupete en el blog que seguro que te gustarán. Y si no conoces los menús temáticos te invito a que los descubras y te conviertas en el/la mejor anfitrión/na.

Nos vemos pronto

Adriana B.  


Albóndigas con salsa de tomate casera




Espaguetis con albóndigas


Salsa de tomate casera


Something is wrong.
Instagram token error.

tres_cocina

Follow